¡Bienvenid@s!

24/10/06 - DJ:

Cosmología:Teoría del ciclo infinito

Rafael Lomeña Varo en su website desarrolla la teoría del universo de ciclo infinito, también llamado pulsante u oscilante, es decir que se expande y se contrae para volver a comenzar el ciclo.

http://calentamientoglobalacelerado.net/hipo.htm
El autor de las mismas advierte que las hipótesis así como las opiniones vertidas en ellas no gozan en absoluto de carácter dogmático ni educativo y son publicadas y divulgadas con un fin reflexivo para el lector y/o investigador, siendo ésta la única pretensión del autor de las mimas.
Por otro lado, se hace constar que cualquier reproducción y/o cita expresa a cualquiera de ellas en forma total o parcial a través de cualquier medio de difusión y/o soporte, es aceptada por el autor de plena conformidad y sin limitaciones siempre y cuando recojan literalmente los términos expresados en el presente enunciado, o en su defecto, la identidad de su autor, su dirección web ( http://calentamientoglobalacelerado.net/hipo.htm ) y contacto eléctronico ( elpatron@ono.com ).
Alicante (Spain), 6 de febrero de 2006
Rafael Lomeña Varo © 2006


No puedo dejar de dar mi humildísima opinión sobre algunos párrafos de Lomeña Varo, sin que por eso disminuya un ápice la calidad de su trabajo:
En el párrafo:
Por ejemplo, en la eterna búsqueda de la definición del pensamiento y la inteligencia, el ser humano se enfrenta a sus propias limitaciones, la de buscar un principio y un final que realmente pueden no existir, para definir un concepto que probablemente nunca pueda llegar a ser definido con precisión. Preguntas como ¿Dónde reside la motivación, el sentimiento, la experiencia, el intelecto o la base del razonamiento humano? ¿acaso en algún lugar concreto de nuestro cerebro? ¿podremos trazar algún día con nitidez la línea que separa la inteligencia humana de la animal o incluso de la artificial? ¿podremos llegar a establecer un principio y un final que nos permita afirmar: “aquí comienza la inteligencia y acaba la no inteligencia”? Probablemente no.

Aquí el autor el autor aduce que para ciertas cosas puede no existir un principio y un final, citando como ejemplo a la inteligencia. Ciertamente es difícil (sino imposible) establecerle a la inteligencia (al amor, a la amistad, a la creatividad, etc, etc) una frontera indiscutible ya que son significados abstractos en los que no todos nos pondremos de acuerdo, son significados connotativos. NO ocurre lo mismo con el metro, el kilogramo o el parsec. Allí una vez definadas las variables, podemos saber si son de tal o cual tamaño (si existen o no) realizando mediciones directas o indirectas. Hoy parece imposible siquiera pensar en la realización de mediciones en una singularidad espacio-temporal, ciertamente. Pero no menos verdadero es que lo que sabemos actualmente en materia cosmológica era impensable hace 50 años.

Finalmente, dentro de sus conclusiones, el autor nos acerca las siguentes reflexiones (las negritas son mías):
Tengo la sensación de que tal vez la dificultad que encuentra el ser humano para asimilar la no existencia de un principio ni un final subyace, no sólo ya en el arraigo de ideas y principios religiosos, sino en la analogía subliminal y errónea que establece el hombre entre el origen y destino del Universo con el origen y destino de su propia existencia, marcada por el nacimiento y la muerte del individuo, o en un plano más abstracto, la aparición y desaparición de la propia humanidad como forma de vida, hecho 20 considerado categóricamente irreversible. Nuestra existencia es, al fin y al cabo, una trayectoria finita. Por ello, la comprensión filosófica de nuestro Universo y encajar dentro de éste nuestra propia existencia, continuará resultando nuestro eterno problema si no pretendemos resolverlo desde la humildad impuesta por un incuestionable hecho a mi juicio, el de no ser más que un insignificante trazo en el infinito camino de la trayectoria cósmica del Universo. Al fin y al cabo, ¿qué somos si no una forma más transitoria de energía?

La teoría postula que el Universo TIENE un principio y un final (un Big Bang y un Big crunch). Si como consecuencia de la contracción surgiera un nuevo universo, sería eso, Nuevo, distinto al anterior y también tendría un principio y un final. ¿Y esta cadena de ciclos habría comenzado alguna vez? Efectivamente tenemos esta dificultad, hija no sólo de nuestra propia experiencia que es finita, sino de cualquier otra cosa que hayamos podido observar hasta el momento en la Naturaleza, ya sea en nuestro Planeta o en cualquier otro lugar del Cosmos. Todo comienza y termina. Los Hombres, los gusanos, los árboles, las piedras. Las estrellas, los asteroides, los planetas, las galaxias...Claro que "observar" el nacimiento o la muerte de un universo no parece viable ciertamente, con lo cual sólo nos resta (al menos por ahora, quizás para siempre) teorizar al respecto. Y no está nada mal hacerlo, de allí que yo no piense que esta analogía sea errónea, es lógica y válida, lo que no significa que necesariamente sea verdadera. Quizás el Universo sea una excepción, es posible.
Siempre es bueno considerar todas las posibilidades. La teoría del ciclo infinito es una de ellas y de allí que bien vale la pena su difusión, tal como lo ha realizado Rafael Lomeña Varo.

Sobre El universo pulsante, ver también en Astrocosmo:
El Universo pulsante
Sobre el origen del universo
Indice

Sobre otras teorías cosmológicas:
Ver Big Rip, destino final del univeso, Aceleración de la expansión del Universo

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Anillo astronómico

Anillo Astronómico
[ Únete | Listado | Al azar | <<> | Siguiente >> ]