Cosmonautas de la autopista, a la manera de los viajeros interplanetarios que observan de lejos el rápido envejecimiento de aquellos que siguen sometidos a las leyes del tiempo terrestre, ¿qué vamos a descubrir al entrar en un ritmo de camellos después de tantos viajes en avión, metro, tren? Julio Cortázar.
Desde Buenos Aires, Argentina

30/6/07 - DJ:

Noticia FALSA de que la Tierra no pertenece a la Vía Láctea

La Tierra Sí pertenece a la Vía Láctea. La supuesta información dando vuelta en DIARIOS!!! y sitios de internet ES FALSA.

En varios sitios web se proclama que nuestro planeta no forma parte de la Vía Láctea, sino de la Galaxia enana Sagitario, que está siendo devorada por la primera. Dado que no vi la noticia publicada en ninguna fuente confiable, comencé a buscar información al respecto, para finalmente dar en el clavo y acabar con esta mentira.
Titulares como Estudio afirma que la Tierra no está en la Vía Láctea en Emol.com, o La Tierra no proviene de la Vía Láctea, o bien Earth part of a galaxy which is being consumed by the Milky Way. Read On..., o El Universal, Infobae, nos hablan de un estudio realizado por la Universidad de Masachussetts en el que se concluye que la Vía Láctea, la galaxia en la cual reside nuestro sistema solar, está devorando a otra más pequeña, llamada Galaxia Enana Sagitario.

Nuestro sistema solar, según este presunto estudio, formaría parte de la galaxia más pequeña y no de la Vía Láctea.

Pero no acaba allí. Mencionan a Michael Skrutskie y Steven R. Majewski como autores del estudio.

Y agregan que desde nuestro punto de vista, la Vía Láctea se ve en ángulo y que el Sol debería estar orientado de la misma forma, así como los planetas. Y que el hecho de que la galaxia esté en un raro ángulo sugiere que el Sol está influenciado por otro sistema y que ahora, fue identificado como la galaxia enana de Sagitario.

Ufff!!!!

Pero siguen! Parece ser que esto influye notablemente en el calentamiento global!

Bueno, basta!

Vayamos a la página de Majewski, y leemos:
(traduzco):
"Si estás buscando esta página web porque quieres contactarme sobre la falaz noticia sobre que el Sol proviene de la galaxia enana de Sagitario:

1-NO creas todo lo que lees en internet.

2-Si eres un reportero, por favor sigue los estándares periodísticos tradicionales y busca fuentes confiables y chequéalas.

3-El sitioweb,(Bad Astronomy Blog) escrito por un astrónomo licenciado, hace un trabajo razonable haciendo nota la desinformación circulante.

4-Si luego de leer el sitio referido arriba y todavía quieres hacer preguntas, sea sobre la ciencia ACTUAL involucrada en nuestra investigación o mis opiniones acerca de cómo los vergonzosos reportes (al menos de ciencia) se han convertido en la prensa dominante, por favor, siéntete libre de enviarme un email.

PD: Es irónico que periodistas, quienes constantemente protestan acerca de los blogs como fuentes ilegítimas de noticias, hayan elegido recaer en un blog de alguien sin credenciales científicas (pero mucha imaginación) como la fuente única de novedades fantaseosas, pero completamente incorrectas de algo reputado de ser tan importante como "uno de los descubrimientos más importantes de nuestro tiempo"...

Más fuentes con la información errónea, ver en wikio/sagitario.

Blogalaxia Tags:

Technorati Tags:

Hoy, a las 19hs, no se pierda a Venus y Saturno

Venus y Saturno protagonizan las más notable conjunción planetaria del año. Ambos aparecen juntos en el cielo, separados por menos de 1°.

Mapa del Planetario Galileo Galilei.

El día 30/6 Venus, con magnitud -4.4 y fase del 36%, se localizará a 44' de Saturno, de magnitud +0.6. Los dos planetas serán observables simultáneamente en el mismo campo visual de un telescopio.

Fuentes y links relacionados


  • Sur Astronómico

  • CieloSur

  • Planetario Galileo Galilei


  • Blogalaxia Tags:

    Technorati Tags:

    29/6/07 - DJ:

    Realizan la simulación cosmológica más detallada a la fecha

    El modelo incorpora a los agujeros negros, lo que ayuda a predecir dónde ubicar los futuros telescopios.

    Galaxias de cerca
    Esta imagen de la simulación es un acercamiento a la galaxia huésped del agujero negro más masivo en el universo actual.


    Al incorporar la física de los agujeros negros en un modelo altamente sofisticado corriendo en una supercomputadora, un equipo internacional de científicos produjo una simulación sin precedentes de la evolución cósmica que verifica y profundiza nuestro entendimiento de las relaciones entre agujeros negros y las galaxias en las que residen. Llamada BHCosmo, la simulación muestra que los agujeros negros son esenciales a la estructura del cosmos y puede ayudar a la guía de los futuros telescopios, mostrándoles qué buscar al intentar localizar los eventos cósmicos más tempranos y desenredar la historia del universo. El equipo de investigación está liderado por la Universidad Carnegie Mellon e incluye científicos del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics y el Max Planck Institute for Astrophysics. La investigación está por publicarse en The Astrophysical Journal.

    "La nuestra es la primera simulación que incorpora la física de los agujeros negros", comenta Tiziana Di Matteo, una cosmóloga teórica y profesora asociada de física en el Colegio de Ciencias de Carnegie Mellon. "Es un reto computacional que involucra más cálculos que cualquier modelo similar anterior del cosmos, y el resultado nos ofrece la mejor imagen a la fecha de cómo se formó el cosmos".

    Di Matteo realizó su simulación usando el sistema Cray XT3 en el Centro de Supercomputación de Pittsburg (PSC), el más poderoso sistema disponible.

    Observaciones experimentales revelan que los agujeros negros son importantes reguladores de la formación galáctica y, en última instancia, la fábrica del universo actual, de acuerdo a la investigadora. Sin embargo, las simulaciones previas no tomaron en cuenta los agujeros negros porque la demanda computacional era prohibitiva.




    La distribución proyectada de la densidad del gas y agujeros negros (mostrado como círculos amarillos) a diferentes corrimientos al rojo cosmológico (Z).

    "Incluir los agujeros negros en simulaciones computacionales es crítico. Las galaxias que vemos hoy se ven de esa forma gracias a la física de los agujeros negros", añade Springel, investigador junior del Max Planck. "Debemos hacer simulaciones para entender el rol que los agujeros negros jugaron en formar estructuras tanto en el universo temprano como en el actual".

    Los grandes agujeros negros, llamados supermasivos, se encuentran en los centros de las galaxias. Pueden originarse inicialmente cuando las primeras estrellas colapsaron bajo su propia gravedad. Rodeados de gas densos, consumen el material, gas y estrellas y rápidamente crecen hacia tamaños monstruosos, algunos con masas de miles de millones de soles. Pero la evidencia sugiere que los agujeros negros supermasivos se autoregulan - no se dan un festín eterno y no "tragan" una galaxia entera, dice Di Matteo.

    En su simulación, así como en la realidad, las galaxias colisionan rutinariamente.
    Los agujeros negros supermasivos ocultos en los centros de estas galaxias coreografían la dinámica de la colisión galáctica. El resultado es un tremendo estallido de energía producido al fusionarse los agujeros negros y formar un luminoso estado llamado cuásar. "La formación de cuásars realmente captura cuando lo divertido ocurre en una galaxia", comenta Di Matteo. "Sólo puedes usar una simulación para seguir una compleja, no linear historia como esta para entender cómo cuásars y otras estructuras cósmicas se originan".

    La simulación cubrió múltiples escalas de tiempo y espacio hasta 100 millones de años luz, lo que es imposible sin una supercomputadora como la XT3.

    La simulación se seteó las condiciones iniciales para reflejar la radiación de fondo de microondas producida en el nacimiento del universo. Luego se sembró la simulación con un cuarto de mil millones de partículas que representan la materia. Para la simulación, Di Matteo usó esferas de fluído para representar trozos de materia como el gas. Este paso fue esencial para que los investigadores pudieran calcular todas las fuerzas físicas en estos trozos. Además se tuvo en cuenta la gravedad ejercida por la materia oscura. Adicionalmente, sus cálculos tuvieron en cuenta las fuerzas asociadas con varios fenómenos cósmicos, incluyendo agujeros negros y estrellas en explosión.

    Implicaciones:"Creemos que nuestro trabajo tiene profundas implicaciones para la cosmología", dice la científica.



    Para que la computación fuera posible, los científicos usaron 2.000 procesadores -todo el sistema- del Cray XT3 durante cuatro semanas de tiempo computacional. Incluso con todo ese poder informático, se requirieron técnicas especiales para computar todas las fuerzas gravitacionales involucradas. Por ejemplo, se construyó un "árbol" en el cual las partículas cósmicas cercanas ocupaban la misma "rama" y las ramas cercanas estaban relacionadas. Al computar las fuerzas en las partículas del árbol entero, el número de cálculos requeridos se redujo en un factor de unos pocos millones a algo manejable.

    El resultado permite a los científicos seguir fácilmente el colpaso de galaxias. "Creemos que nuestro trabajo tiene profundas implicaciones para la cosmología", dice la científica. "Hemos encontrado que los agujeros negros más masivos tempranos no son los que vemos hoy, por lo que la simulación de la dinámica evolución de estas estructuras es crítica para entender la historia cósmica".

    "Con nuestras simulaciones, podemos predecir qué deberían ver la próxima generación de telescopios al mirar atrás 13 mil millones de años en el tiempo, justo después del Big Bang. "

    La científica espera poder realizar sus próximas simulaciones en computadoras más poderosas y ser audaces como para modelar todo el universo en las escalas observadas con el Sloan Digital Sky Survery (SDSS). El SDSS es el más grande estudio del cosmos que ha catalogado cerca de 100 millones de galaxias a la fecha.

    Además, Di Matteo está trabajando con la facultad de ciencias de la computación de Carnegie Mellon para desarrollar maneras más rápidas de combinar la física de lo muy grande con lo muy pequeño en los mísmos cálculos usando un conjunto de herramientas llamadas mallas dinámicas(dynamic meshing).



    Fuentes y links relacionados


  • Sobre las imágenes:

  • Galaxias de cerca
    Esta imagen de la simulación es un acercamiento a la galaxia huésped del agujero negro más masivo en el universo actual.
    Esta masiva galaxia elíptica está en el centro de un gran cúmulo galáctico. A unos 600 millones de años luego del big bang (a la izq.), la materia es más difusa que unos 4.5 mil millones de años después. La densidad del gas se incrementa del azul al rojo, y las flechas indican los agujeros negros (el tamaño de la flecha es proporcial a la masa).

  • EurekAlert:Carnegie Mellon University-led team conducts most detailed cosmological simulation to date

  • Paper:Direct cosmological simulations of the growth of black holes and galaxies

  • The BHCOSMO: Simulating black hole and galaxy formation along cosmic time

  • Fixing the holes



  • Blogalaxia Tags:

    Technorati Tags:

    Hubble ve a Júpiter cambiando sus rayas

    Se están produciendo dramáticos cambios en la atmósfera del planeta gigante que no se habían visto nunca con el gran "ojo" del Telescopio Espacial.

    Crédito: NASA, ESA, A. Simon-Miller (NASA Goddard Space Flight Center), A. Sánchez-Lavega, R. Hueso, and S. Pérez-Hoyos (University of the Basque Country), E. García-Melendo (Esteve Duran Observatory Foundation, Spain), and G. Orton (Jet Propulsion Laboratory)

    Las turbulentas nubes de Júpiter están siempre cambiando al encontrar disturbios atmosféricos mientras giran alrededor del planeta a cientos de millas por hora. Pero estas imágenes del Hubble revelan una rápida transformación en la forma y color de las nubes del planeta cerca del ecuador, ocupando una cara completa del globo.

    El planeta está envuelto en bandas de amarillo, marrones y blancos. Estas bandas están producidas por la atmósfera fluyendo en distintas direcciones a varias latitudes. Las zonas claras donde la atmósfera sube son llamadas zonas. Las más oscuras, donde la atmósfera cae son llamadas cinturones. Cuando estos flujos opuestos interactúan, aparecen las tormentas y turbulencias.

    Entre el 25 de marzo y el 5 de junio, la cámara Wide Field and Planetary Camera 2 del Hubble capturó bandas enteras de nubes cambiando de color. Las zonas se oscurecieron a cinturones y éstos últimos se transformaron en zonas.

    La imagen a la izquierda muestra una fina banda de nubes blancas sobre el ecuador del planeta. El color blanco indica nubes a latitudes altas en la atmósfera de Júpiter. En la imagen de la derecha, la banda se volvió marrón, mostrando nubes profundas en la atmósfera. Toda la banda aparece como fusionada con la que esta debajo.

    En la misma nube sobre el ecuador, los pequeños remolinos en la imagen de la izquierda cambiaron hacia formas más grandes, tipo olas, en la imagen de la derecha. Dominando la banda hay una raya oscura que parece una serpiente. Esta estructura es una pequeña rotura en la cobertura de nubes, que da a los astrónomos una imagen profunda de la atmósfera.

    Debajo de la región ecuatorial, en la imagen de la izquierda, hay una banda marrón, como una aleta de tiburón dada vuelta, que desaparece en la otra foto.

    Estas conmociones globales ya han sido vistas anteriormente, pero no con la nítida resolución del Telescopio Espacial Hubble. Los astrónomos habían visto transformaciones dramáticas en los '80 usando telescopios de suelo. En los tempranos '90 también se vio un gran disturbio atmosférico, luego de lanzado el Hubble, pero no tenía la resolución para ver el fenómeno en fino detalle. Estas imágenes de gran calidad podrían ayudar a los astrónomos a entender cómo se desarrollan estos cambios globales en la atmósfera de Júpiter.



    Fuentes y links relacionados


  • Hubble Catches Jupiter Changing Its Stripes



  • Blogalaxia Tags:

    Technorati Tags:

    28/6/07 - DJ:

    El sábado habrá una Luna gigante

    El sábado a la noche, cuando se esté poniendo el Sol, salga y mire la Luna. Es posible que la vea mucho más grande que lo habitual. Se trata de un conocido fenómemo visual conocido como "La ilusión lunar".

    APOD- Crédito: Lick Observatory

    Este fin de semana habrá Luna llena. Y será más llena que nunca, si es que logra captar esta ilusión que se produce, en principio, porque la luna estará a más baja altura en el cielo. Esto es así porque el Sol y la Luna están en lados opuestos del cielo, y cuando uno sube y el otro baja. Dado que acabamos de pasar el solsticio del 21 de junio, el Sol está más arriba en los cielos del Norte, más cerca de su punto más alto. La Luna, en cambio, está más baja. Como otras ilusiones ópticas, depende de algunos factores, como los objetos en primer plano, por lo que no todo el mundo logra captarla.

    Los motivos por los cuales se produce el fenómeno parecen no estar del todo claros todavía, ya que perduran algunas hipótesis.

    Por ejemplo, se suele adjudicar el fenómeno a la denominada "Ilusión de Ponzo". En 1913, Mario Ponzo dibujó dos barras idénticas sobre un par de líneas convergentes, como los rieles del tren. La barra superior se ve más ancha que la de abajo. Esto parece producirse porque la barra superior abarca una distancia aparente más grande entre los rieles.


    Una secuencia de fotos de la Luna saliendo sobre Seattle. Para la cámara, la Luna parece ser del mismo tamaño sin importar cuál es su posición en el cielo. Crédito y Derechos: Shay Stephens.

    Si bien esta hipótesis suele, todavía, ser utilizada para explicar el fenómeno, al suponer que los objetos en primer plano, como los árboles, casas y edificios, desempeñan el papel de las líneas convergentes de Ponzo. Sin embargo, algunos pilotos de aerolíneas dicen haber experimentado también la Ilusión Lunar, sin objetos en primer plano.

    Otra hipótesis se basa en la forma en que percibimos el cielo. Los seres humanos perciben el cielo como un domo aplanado, con el cenit cerca y el horizonte lejos. Eso tiene sentido; los pájaros que vuelan por encima de la cabeza están más cerca que los pájaros que vuelan en el horizonte. Cuando la Luna está cerca del horizonte, el cerebro, entrenado gracias a la acción de mirar aves (y nubes y aviones), no calcula bien la distancia real a la Luna, ni su tamaño.

    Pero las hipótesis no se detienen aquí (Ver links relacionados). Hay otras varias, pero el fenómeno se produce y es digno de ser experimentado.


    La Ilusión de Ponzo. Crédito de la imagen: Dr. Tony Phillips

    Fuentes y links relacionados


  • La luna llena más grande de los últimos 18 años... es mera ilusión

  • Ilusión Lunar en Wikipedia

  • Ciencia@Nasa: Ilusión lunar de verano

  • Observatorio de La Plata Boletin 133

  • THE MOON ILLUSION EXPLAINED (La Ilusión Lunar explicada, en inglés)


  • Blogalaxia Tags:

    Technorati Tags:

    Poderosos jets de rayos-X encontrados en estrella de neutrones

    El observatorio de rayos-X de la NASA, Chandra, ha revelado un chorro de rayos-X de una estrella de neutrones en un sistema binario. El descubrimiento podría ayudar a los astrónomos a entender cómo las estrellas de neutrones y los agujeros negros pueden generar poderosas corrientes de partículas relativistas.

    Crédito de la ilustración: X-ray: NASA/CXC/Univ. of Wisconsin-Madison/S.Heintz et al.; Illustration: NASA/CXC/M.Weiss

    El jet fue encontrado en Circinus X-1, un sistema en el que una estrella de neutrones está en órbita alrededor de una estrella de varias veces la masa del Sol, a unos 20 mil años luz de nuestro planeta.
    Una estrella de neutrones es un remanente extremadamente denso de una estrella explotada, consistente en neutrones fuertemente empaquetados.

    Muchos jets se han encontrado originándose cerca de agujeros negros -de ambas clases, los supermasivos y los de tamaño estelar- pero el jet de Circinus X-1 es el primero asociado a una estrella de neutrones en un sistema binario. Esta detección muestra que las inusuales propiedades de los agujeros negros -como la presencia de un horizonte de sucesos- puede no ser necesaria para formar poderosos jets.

    Además, el hallazgo revela cúan eficientes pueden ser las estrellas de neutrones.

    "La gravedad parece ser la clave en la creación de estos jets, no algún truco del horizonte de sucesos", dice Sebastian Heinz de la Universidad de Wisconsin en Madison, quien lideró el estudio.

    Heinz y sus colegas que un sorprendentemente alto porcentaje de la energía disponible del material cayendo a una estrella de neutrones es convertido para potenciar el jet.

    "En términos de eficiencia energética a través del Universo, este resultado muestra que las estrellas de neutrones están cerca del tope de la lista", agrega Norbert Schulz, coautor, del Instituto de Tecnología de Massachusetts en Cambridge. "Este jet es casi tan eficiente como uno de un agujero negro"

    Los resultados también ayudan a explicar el origen de difusos lóbulos de emisión de radio previamente detectados alrededor de Circinus X-1. El equipo encontró que los jets de rayos-X de partículas de alta energía son suficientemente poderosos como para crear y mantener esos globos de gas de radio emisión.

    "Hemos visto enormes nubes de radio alrededor de agujeros negros supermasivos en los centros de las galaxias", comenta Heinz, y continúa, "Lo que es inusual aquí es que la pequeña versión, relativamente hablando, está siendo potenciada por una estrella de neutrones, no un agujero negro".


    La evidencia principal para el jet recientemente descubierto viene de dos extensos elementos de Chandra.
    Estos dos dedos de emisión de rayos-X están separados por unos 30 grados y podrían representar las paredes exteriores de un amplio jet. Cuando se contrapone con imágenes de radio, estos elementos de rayos-X, que están al menos a 5 años luz de la estrella, siguen de cerca la línea exterior del radio jet.

    Otra interpretación es que reprensentan dos jets separados producidos a diferentes momentos por una estrella de neutrones con precesión. Esto es, que la estrella se tambalea y el jet se dispara a dierentes ángulos en diferentes momentos.

    La precesión del jet es además consistente con observaciones de radio tomadas a diferentes momentos, que muestran variantes ángulos de orientación del jet. Si el escenario de la precesión es correcta, Circinus X-1 podría poseer uno de los más grandes jets encontrados a la fecha en sistemas binarios, representando otra manera en que las estrellas de neutrones pueden rivalizar con los agujeros negros.

    Estos resultados aparecerán en la próxima edición de The Astrophysical Journal Letters.

    Fuentes y links relacionados


  • Nota de prensa de Chandra

  • Nota en EurekAlert

  • La estrella que imita a un agujero negro

  • The Chandra Circinus X-1 Page




  • 27/6/07 - DJ:

    La NASA establece oficina para estudiar el origen del cosmos

    La agencia espacial estadounidense ha creado una nueva oficina para estudiar con más detalle algunos de los más exóticos fenómenos del universo: energía oscura, agujeros negros y radiación de fondo de microondas.

    Composición del programa Beyond Einstein - NASA

    La nueva oficina llamada Einstein Probes Office (Oficina de Sondas Einstein) facilitará futuras misiones científicas para investigar estos profundos misterios cósmicos. La oficina formará parte del programa Beyond Einstein (Más allá de Einstein) del Centro Espacial Goddard.

    El programa consiste en cinco misiones propuestas: dos grandes observatorios y tres pequeñas sondas. Ya se están realizando desarrollos tecnológicos para los observatorios. El Laser Interferometer Space Antenna o LISA orbitaría el Sol midiendo ondas gravitacionales en nuestra galaxia y más allá. Constellation-X vería materia cayendo en agujeros negros supermasivos.

    Las sondas propuestas investigarían la naturaleza de la energía oscura, la física del Big Bang y la distribución y tipos de agujeros negros.

    Las sondas serían:
    The Joint Dark Energy Mission (JDEM): Hace menos de una década no sabíamos de la existencia de esta energía que, aparentemente, causa la aceleración de la expansión del universo. Esta energía compromete un 70% de la masa-energía del Cosmos, pero no sabemos qué es. La misión es una colaboración entre agencias, NASA y el Departamento de Energía, para desarrollar una misión que estudiará esta energía oscura y para determinar cómo evoluciona con el tiempo. Varias ideas para Sondas de estudio de la energía oscura se han propuesto y tres de estos conceptos han sido recientemente seleccionados para mayor estudio.

    La Inflation Probe (Sonda de Inflación):
    Inmediatamente luego del Big Bang, el Universo parece haber tenido un período de inflación que se expandió tan rápidamente que las partes del universo se separaron más rápido que la velocidad de la luz. Esta rápida expansión permitió ligeras diferencias de densidad en el denso cosmos primitivo que permitió la ulterior formación de estrellas, galaxias y grandes vacíos que hoy se ven. Pero ?qué produjo esa inflación?. ¿Será la misma fuerza que está acelerando la expansión del universo hoy?. A eso se dedicará esta sonda.

    Black Hole Finder Probe (Sonda de búsqueda de agujeros negros):
    Los científicos han identificado dos principales clases de agujeros negros: los pequeños, del tamaño de estrellas que se forman del colapso de estrellas masivas; y los supermasivos en el núcleo de la mayoría de las galaxias. Estos últimos pueden contener la masa de millones de miles de millones de soles y crecen al "tragarse" estrellas y gas que se acerquen. Esto libera grandes cantidades de energía, pero la luz proveniente de estos agujeros negros no es suficiente para explicar ese crecimiento. La sonda en cuestión realizará un censo de estos ultracompactos objetos, tratando de revelar cuándo, dónde y cómo se forman y permitirá estudiar la evolución cósmica de los agujeros negros.



    Las misiones de observacion
    Big Bang Observer
    Para explorar el comienzo del tiempo, un "Observador del Big Bang" será construido con LISA para medir directamente las ondas gravitacionales del universo muy temprano, todavía presentes. En contraste a la Sonda de Inflación, que medirá las huellas congeladas de ondas más largas en el fondo de microondas, este Observador observará las ondas gravitacionales en su forma original del todavía temprano Big Bang. Una visión directa de la creación del espacio-tiempo.

    Black Hole Imager
    Para explorar las fronteras del espacio, Constellation-X medirá las firmas espectrales del gas cayendo a los agujeros negros y LISA grabará las estrellas que estén a su alrededor. Pero no hay sustitutos para la imagen directa. Un instrumento para observar agujeros negros, basado en una técnica conocida como interferometría de rayos-x, podría tomar imágenes, revelando directamente el destino de la cercana a un agujero negro.

    La agencia espacial y el Departamento de Energía Norteamericano han comisionado un comité del Consejo de Investigación para evaluar cuáles de las misiones debería desarrollarse y lanzarse primero. Las recomendaciones deberían realizarse en septiembre de este año.

    El programa Beyond Einstein está diseñado para proveer información clave que ayude a contestar preguntas fundamentales acerca del origen y evolución del universo.


    Fuentes y links relacionados


  • Programa Beyond Einstein

  • Oficina Einstein Probes

  • Nota de prensa de NASA

  • Recursos (pdf, videos, animaciones) de Beyond Einstein


  • Blogalaxia Tags:

    Technorati Tags:

    Doble supernova en una galaxia

    En las pasadas seis semanas, dos supernovas estallaron en una oscura galaxia en la constelación Hércules. Nunca antes los astrónomos habían observados dos de estas poderosas explosiones estelares en la misma galaxia y tan cercanas en el tiempo.

    Supernova 2007ck (izq.) es un evento de Tipo II, y Supernova 2007co (der.) es un evento Tipo Ia. La imagen es una combinación de rojo, verde y azul tomadas el 9 y 12 de junio por el telescopoi ultravioleta/óptico en el satélite Swift de la NASA, que fue designado para estudiar otro tipo de de explosión estelar, los estallidos de rayos gamma.
    Crédito: Stefan Immler NASA/GSFC, Swift Science Team.


    La galaxia, conocida como MCG +05-43-16, está a 380 millones de años luz de la Tierra. Hasta este año, los astrónomos no habían visto supernovas en esta congregación de estrellas. Como si fuera poco, ambas explosiones son de distinto tipo.
    La supernova 2007ck es un evento de Tipo II -que es disparada cuando el núcleo de una estrella masiva se queda sin combustible nuclear y colapsa gravitacionalmente, produciendo una onda de choque que vuela la estrella en pedazos.
    Este evento fue visto el 19 de mayo.

    En contraste, la Supernova 2007co es un evento de Tipo Ia, que ocurre cuando una enana blanca acreta mucho material de una compañera que explota como una bomba termonuclear gigante. Fue descubierta el 4 de junio. Una enana blanca es el núcleo expuesto de una estrella luego de haber eyectado su atmósfera; es de aproximadamente el tamaño de nuestro planeta pero su masa es como la de nuestro Sol, es decir que es muy densa.

    "La mayoría de las galaxias tienen una supernova cada 25 a 100 años, por lo que es notable que una galaxia tenga dos explosiones descubiertas con 16 días de diferencia", dijo Stefan Immler del Centro Espacial Goddard de NASA.
    En 2006, Immler usó el satélite Swift para ver dos supernovas en la galaxia elíptica NGC 1316, pero ambas eran del mismo tipo, Ia, y fueron descubiertas con seis meses de diferencia.

    La aparición simultánea de dos supernovas en una galaxia es un evento extremadamente raro, pero es meramente una coincidencia y no implica nada inusual acerca de la galaxia. Como las supernovas están a miles de años luz una de la otra, y como la luz viaja a una velocidad finita, los astrónomos que hubiera en la galaxia misma o en una distinta, habrían visto las dos explosiones con miles de años de diferencia.


    Fuentes y links relacionados


  • NASA:NASA's Swift Sees Double Supernova in Galaxy

  • UniverseToday:Double Supernovae Discovered

  • Qué es una supernova


  • Blogalaxia Tags:

    Technorati Tags:

    26/6/07 - DJ:

    Observado el clima de una estrella por primera vez

    El clima -causado por las mismas fuerzas que aquí en la Tierra- visto en una estrella por primera vez, revelan nubes de mercurio en una estrella llamada Alpha Andromedae.

    Illustración: Kochukhov et al./Nature

    Anteriormente, los astrónomos pensaban que cualquier estructura en las estrellas era causada por los campos magnéticos. Las manchas solares, por ejemplo, son regiones relativamente frías en el Sol donde poderosos campos magnéticos impiden el flujo de energía.

    Pero ahora, luego de siete años de meticulosas observaciones en Alpha Andromedae, muestran que las estrellas no necesitan de los campos magnéticos para formar nubes, después de todo.

    A unos 100 años luz de distancia, es una clase de estrellas inusualmente rica en mercurio y manganeso. Observaciones anteriores de estrellas similares revelaron una desigual distribución de mercurio, pero todas tenían poderosos campos magnéticos.

    Las estrellas relativamente masivas no mezclan gases en sus atmósferas, como sí lo hacen las de menor masa, como nuestro Sol. Por lo que el balance entre el tirón de la gravedad y la presión de la radiación concentra algunos elementos pesados a ciertos niveles atmosféricos. En ese punto, sus campos magnéticos, se pensaba, continuaban el proceso de separación, apartando algunos elementos en regiones particulares.

    Pero investigadores liderados por Oleg Kochukhov de la Universidad Uppsala en Suecia, encontraron que este último paso no es necesario para crear nubes químicas en una estrella.

    Los científicos observaron la concentración de mercurio en Alpha Andromedae -que no tiene un campo magnético que se haya observado en siete años con telescopios- detectando el mercurio por su firma en la línea de absorción en el extremo violeta del espectro.

    Los detalles de la superficie los obtuvieron al observar cuán rápidamente las nubes se acercaban o alejaban de la Tierra. Eso reveló que la concentración de mercurio varía por un factor de 10000 a través de su superficie y el diseño de la concentración también varía.

    La evidencia de cambios en la distribución de mercurio a través del tiempo "parece convincente", comenta Gregg Wade, quien descubrió en 2006 la falta de campo magnético en la estrella.

    Pero qué es exactamente lo que causa que las nubes cambien no está claro. Los investigadores dicen que los cambios podrían tener la mísma física que el clima en planetas gigantes o como la Tierra.

    Las nubes de mercurio están en el miembro más grande y luminoso de un par de estrellas que se orbitan mutuamente cada 97 dáis. "La segunda estrella podría crear mareas en la superficie de la estrella principal, como la Luna las crea en la Tierra, que lleva a la evolución de la cobertura de nubes de mercurio", explica el investigador Kochukhov.

    Pero añade que otras explicaciones son posibles, por lo que el clima de las estrellas, así como en nuestro planeta, permanece difícil de cazar.


    Fuentes y links relacionados


  • NewScientist:Weather observed on a star for the first time

  • Space.com:Stars Have Earth-Like Weather

  • Nature Physics:Weather in stellar atmosphere revealed by the dynamics of mercury clouds in alpha Andromedae


  • Blogalaxia Tags:

    Technorati Tags:

    Luz verde para el proyecto YES2

    Se trata de un proyecto realizado con la colaboración de más de 500 estudiantes de países miembros de ESA, EEUU, Japón, Canadá y Australia.

    La cápsula Fotino desciende en una polea para reentrar en la atmósfera. Crédito: Marco Stelzer

    Luego de 5 años de diseño y desarrollo del modelo de vuelo, el segundo satélite experimental YES (por su sigla en inglés de Young Engineers Satellite) pasó su Revisión de aceptación final y tiene luz verde para su lanzamiento en septiembre.


    El experimento volará en una misión de microgravedad de la ESA, Foton-M3.
    Durante su vuelo, desplegará su propio mini-satélite y vehículo de re-ingreso, llamado Fotino.

    Hay tres componentes principales en el experimento:
    -FLOYD, el mecanismo de despliegue localizado en la nave Foton;
    -MASS, el sistema de soporte;
    -FOTINO, una pequeña cápsula esférica, con un diámetro de 40 cm y una masa de 5.5 kg.



    Durante el vuelo, FLOYD ejecutará los otros dos componentes. Luego serán controlados por el despliegue de una correa de 30 kms. La dinámica orbital causará que la cápsula Fotino sea posicionada en frente de la nave madre. Se inducirá entonces un movimiento pendular en la correa y luego se liberará a la cápsula de la correa. Como en ese momento la cápsula irá muy despacio para permanecer en órbita, comenzará a re-entrar en la atmósfera, desde una altitud de unos 250 km, protegida por un escudo de calor de novedosos materiales. Cuando alcance los 5 km. de altitud, un paracaídas se abrirá para asegurar un aterrizaje suave en las estepas de Kazakhstan.

    Hay varios aspectos notables en la innovadora misión:
    YES2 proporciona a cientos de estudiantes una experiencia altamente motivadora y educativa;
    La misión involucra el primer uso de la correa para retornar una carga del espacio. Esto pavimentará el camino a una capacidad de retorno segura y de bajo costo que ofrecerá una alternativa a la convencional propulsión de cohetes;
    La correa será la estructura artifical más larga jamás desplegada en el espacio. Está hecha de Dyneema, la fibra más fuerte aunque sólo sea de 0.4 mm de espesor y pese sólo 5 kg!


    Fuentes y links relacionados


  • Nota de prensa de ESA

  • Sitio de Yes2



  • Blogalaxia Tags:

    Technorati Tags:

    24/6/07 - DJ:

    Stephen Hawking y los agujeros negros (1)

    Recientemente, en un paper realizado por científicos de la Universidad Case Western, se puso en duda la existencia de los agujeros negros, al concluir que no pueden formar el horizontes de sucesos, que los caracteriza.
    Para entender mejor de lo que hablamos, se publica un artículo de Stephen Hawking publicado en Scientific American, en enero de 1977 y recopilado en su libro Agujeros Negros y Pequeños Universos.


    El gran desarrollo de las observaciones astronómicas iniciado al principio de la década de los sesenta suscitó una renovación del interés por la teoría clásica de la relatividad general porque parecía que muchos de los nuevos fenómenos descubiertos, como quasares, pulsares y fuentes compactas de rayos X, indicaban la existencia de campos gravitatorios muy intensos que sólo cabía describir por medio de la relatividad general. Los quasares son objetos de apariencia estática que deben ser mucho mas brillantes que galaxias enteras si se hallan tan lejanos como indica el desplazamiento hacia el rojo de sus espectros; los pulsares son los restos en veloz parpadeo de explosiones de supernovas, a los que se considera estrellas muy densas de neutrones; las fuentes compactas de rayos X, reveladas por instrumentos instalados en vehículos espaciales, pueden ser también estrellas de neutrones o quizá objetos hipotéticos de densidad aun mayor, decir, agujeros negros.
    Uno de los problemas a los que se enfrentaron los físicos que trataron de aplicar la relatividad general a esos objetos recientemente descubiertos o hipotéticos fue el de hacerlos compatible con la mecánica cuántica. En los últimos años han registrado progresos que alientan la esperanza de que en un plazo no demasiado largo contemos con una teoría cuántica de la gravedad, plenamente consistente, compatible con la teoría general para los objetos macroscópicos y libre, confío, de las infinitudes matemáticas que han agobiado durante largo tiempo otras teorías cuánticas de campo. Estos avances guardan relación con ciertos efectos cuánticos recientemente descubiertos y asociados a los agujeros negros. Estos efectos cuánticos revelan una notable relación entre los agujeros negros y las leyes de la termodinámica.
    Describiré brevemente como puede surgir un agujero negro.
    Imaginemos una estrella con una masa diez veces mayor que la del Sol. Durante la mayor parte de su existencia, unos mil millones de años, la estrella generará calor en su núcleo, transformando hidrogeno en helio. La energía liberada creará presión suficiente para que la estrella soporte su propia gravedad, dando lugar a un objeto de un radio cinco veces mayor que el del Sol. La velocidad de escape de una estrella semejante seria de unos mil kilómetros por segundo, es decir, un objeto disparado verticalmente desde la superficie del astro seria retenido por su gravedad y retomaría a la superficie si su velocidad fuese inferior a los mil kilómetros por segundo, mientras que un objeto a velocidad superior escaparía hacia el infinito. Cuando la estrella haya consumido su combustible nuclear, nada quedara para mantener la presión exterior y el astro comenzara a contraerse por obra de su propia gravedad. Al encogerse la estrella, el campo gravitatorio de su superficie será mas fuerte y la velocidad de escape ascenderá a los trescientos mil kilómetros por segundo, la velocidad de la luz. A partir de ese momento, la luz emitida por esa estrella no podrá escapar al infinito porque será retenida por el campo gravitatorio. De acuerdo con la teoría especial de la relatividad, nada puede desplazarse a una velocidad superior a la de la luz, así que nada escapara, si la luz no consigue salir.
    El resultado será un agujero negro: una región del espacio-tiempo de la que no es posible escapar hacia el infinito. La frontera del agujero negro recibe el nombre de horizonte de sucesos.

    Corresponde a una onda luminosa de choque procedente de la estrella que no consigue partir al infinito y permanece detenida en el radio de Shwarzschild: 2*GM/c, en donde G es la constante de gravedad de Newton, M es la masa de la estrella, y c, la velocidad de la luz. Para una estrella de unas diez masas solares, el radio de Shwarzschild es de unos treinta kilómetros. Existen suficientes datos de observaciones indicadores de que hay agujeros negros de este tamaño aproximado en sistemas estelares dobles como la fuente de rayos X, a la que se conoce con el nombre de Cisne X-I. Además, puede que haya dispersos por el universo cierto número de agujeros negros mucho más pequeños y cuyo origen no sea el colapso de estrellas, sino regiones muy comprimidas del medio denso y caliente que se cree que existió poco después del Big Bang que dio origen al universo. Tales agujeros negros "primordiales" presentan un gran interés para los efectos cuánticos que describiré. Un agujero negro que pese mil millones de toneladas (aproximadamente la masa de una montaña) tendría un radio de 1E-13 centímetros (el tamaño de un neutrón o de un protón); podría girar en orbita alrededor del Sol o del centro de la galaxia. El primer atisbo de la posibilidad de una relación entre agujeros negros y termodinámica sobrevino en 1970 con el descubrimiento matemático de que la superficie del horizonte de sucesos, la frontera de un agujero negro, tiene la propiedad de aumentar siempre que materia o radiación adicionales caen en el agujero negro. Además, si dos agujeros negros chocan y se funden en uno solo, el área del horizonte de sucesos alrededor del agujero negro resultante es superior a la suma de las áreas de los horizontes de sucesos de los agujeros negros originales. Estas propiedades indican que existe una semejanza entre el área de un horizonte de sucesos de un agujero negro y el concepto de entropía en termo dinámica. Cabe considerar la entropía como una medida del desorden de un sistema o, correspondientemente, como una falta de conocimiento de su estado preciso. La famosa segunda ley de termodinámica dice que la entropía aumenta siempre con el tiempo.
    James M. Bardeen, de la Universidad de Washington, Brandom Carter, que trabaja en el Observatorio de Meuden, y yo hemos ampliado la analogía entre las propiedades de los agujeros negros y las leyes de la termodinámica. La primera ley de la termodinámica señala que un pequeño cambio en la entropía de un sistema se halla acompañado de un cambio proporcional en la energía del sistema. Al hecho de la proporcionalidad se Ie denomina temperatura del sistema.
    Bardeen, Carter y yo hallamos una ley similar que relaciona el cambio de masa de un agujero negro con el cambio en el área del horizonte de sucesos. Aquí el factor de proporcionalidad implica una cantidad a la que se denomina superficie de la gravedad, que es una medida de la fuerza del campo gravitacional en el horizonte de sucesos. Si se admite que el área del horizonte de sucesos es análoga a la entropía, entonces parece que la gravedad superficial tiene que ser igual en todos los puntos del horizonte de sucesos, del mismo modo que es igual la temperatura en todos los puntos de un cuerpo con equilibrio térmico.
    Aunque exista claramente una semejanza entre entropía y el área del horizonte de sucesos, nos parecía obvio el modo de identificar el área con la entropía de un agujero negro. ¿Qué se puede entender por entropía de un agujero negro? La afirmación crucial fue formulada en 1972 por Jacob D. Bekenstein, que era entonces estudiante postgraduado en la Universidad de Princeton y ahora trabaja en la Universidad de Negev, en Israel. Dice así: cuando se crea un agujero negro
    por obra de un colapso gravitatorio, rápidamente entra en una situación estacionaria caracterizada solo por tres parámetros: la masa, el momento angular y la carga eléctrica. Al margen de estas tres propiedades, el agujero negro no conserva ninguna otra de las características del objeto que se contrajo ¿Esta conclusión, conocida como el teorema de "un agujero negro no tiene pelo", fue demostrada por el trabajo en colaboración de Carter, Wemer Israel, de la Universidad de Alberta, David C. Robinson, del King's College, de Londres, y mío.
    El teorema de la carencia de pelo supone que durante la contracción gravitatoria se pierde una gran cantidad de información. Por ejemplo, el estado final del agujero negro es independiente de que el cuerpo que se contrajo estuviera compuesto de materia o de antimateria, que fuese esférico o de forma muy irregular. En otras palabras, un agujero negro de una masa, momento angular y carga eléctrica determinados, podría haber surgido del colapso de cualquiera de las muchísimas configuraciones diferentes de la materia Y si no se tienen en cuenta los efectos cuánticos, el número de configuraciones sería desde luego infinite, puesto que el agujero negro pudo haber sido formado por el colapso de una nube de un número infinitamente grande de partículas de una masa infinitamente pequeña.
    El principio de indeterminación de la mecánica cuántica implica, sin embargo, que una partícula de masa m se comporta como una onda de longitud h/mc, donde h es la constante de Planck (la pequeña cifra de 6,62E27 ergios por segundo) y c es la velocidad de la luz. Para que una nube partículas sea capaz de contraerse hasta formar un agujero negro, parece necesario que esa longitud de onda tenga un tamaño inferior al del agujero negro así formado. Resulta por eso que el número de configuraciones susceptibles de formar un agujero negro de una masa, momento angular y carga eléctrica determinados, aunque muy grande, puede ser finito. Bekenstein afirmó que es posible interpretar el logaritmo de este número como la entropía de un agujero negro. El logaritmo del número sería una medida del volumen de información que se pierde irremediablemente durante el colapso a través de un horizonte de sucesos al surgir un agujero negro. El defecto aparentemente fatal en la afirmación de Bekenstein consistía en que, si un agujero negro posee una entropía finita, proporcional al área de su horizonte de sucesos, debe tener también una temperatura finita que seria proporcional a la gravedad de su superficie. Eso significaría la posibilidad de que un agujero negro se hallase en equilibrio con la radiación térmica a una temperatura que no fuese la del cero absoluto. Pero tal equilibrio no es posible de acuerdo con los conceptos clásicos, porque el agujero negro absorbería a cualquier radiación térmica que allí cayera, pero, por definición, no podría emitir nada a cambio.
    Esta paradoja subsistió hasta comienzos de 1974, cuando yo investigaba cual sería, conforme a la mecánica cuántica, el comportamiento de materia en la proximidad de un agujero negro. Descubrí, con gran sorpresa, que el agujero negro parecía emitir partículas a un ritmo constante. Como todo el mundo entonces, yo aceptaba el dogma de que un agujero negro no podía emitir nada. Por eso me esforcé cuanto me fue posible por desembarazarme de un efecto tan desconcertante. Se negó a desaparecer, así que, en definitiva, hube de aceptarlo, lo que finalmente me convenció de que se trataba de un autentico proceso físico fue que las partículas arrojadas poseen un espectro precisamente térmico: el agujero negro crea y emite partículas como si fuese un cuerpo cálido ordinario con una temperatura directamente proporcional a la gravedad superficial e inversamente proporcional a la masa. Esto hizo que la afirmación de Bekenstein, de que un agujero negro posee una entropía finita, fuera completamente consistente, puesto que implicaba que un agujero negro podría hallarse en equilibrio térmico a alguna temperatura finita que no fuese la de cero. Desde entonces la prueba matemática de que los agujeros negros pueden efectuar emisiones térmicas ha sido confirmada por otros investigadores con distintos enfoques. He aquí un modo de comprender esa emisión. La mecánica cuántica implica que el conjunto del espacio se halla ocupado por pares de partículas y antipartículas "virtuales" que se materializan constantemente en parejas, separándose e integrándose para aniquilarse entre sí. Se denominan virtuales a estas partículas porque, a diferencia de las "reales", no pueden ser observadas directamente mediante un detector de partículas, sin embargo, se pueden medir sus efectos indirectos y su existencia ha quedado confirmada por un pequeño desplazamiento (el "corrimiento de Lamb") que originan en el espectro luminoso de átomos de hidrogeno excitados. En presencia de un agujero negro, un miembro de un par de partículas virtuales puede caer en el agujero, dejando al otro miembro sin pareja con la que aniquilarse. La partícula o antipartícula abandonada puede caer en el agujero negro tras su pareja, pero también es posible que escape al infinito donde aparece como radiación emitida por el agujero negro.
    Otro modo de examinar el proceso consiste en considerar al miembro de la pareja de partículas que cae en el agujero negro -por ejemplo, la antipartícula- como una partícula que en realidad retrocede en el tiempo. Así cabe observar la antipartícula que cae en el agujero negro como una partícula que emerge de éste pero retrocede en el tiempo. Cuando la partícula llega al punto en que se materializó originariamente el par partícula-antipartícula, es dispersada por el campo gravitatorio y en consecuencia avanza en el tiempo.
    La mecánica cuántica ha permitido que una partícula escape del interior de un agujero negro, posibilidad que le niega la mecánica clásica. Existen en la física atómica y nuclear muchas otras situaciones donde hay un cierto tipo de barrera que las partículas no podrían salvar según los principios clásicos, pero que atraviesan por obra de principios de la mecánica cuántica.
    El espesor de la barrera alrededor de un agujero negro es proporcional al tamaño de este. Eso significa que muy pocas partículas pueden escapar de un agujero negro tan grande como el que se supone que existe en Cisne X-I, pero consiguen salir con mucha rapidez de agujeros negros más pequeños. Unos cálculos minuciosos revelan que las partículas emitidas tienen un espectro térmico correspondiente a una temperatura que aumenta velozmente a medida que decrece la masa del agujero negro. Para un agujero negro con la masa del Sol, la temperatura es solo una diezmillonésima de grado por encima del cero absoluto. La radiación térmica que emita un agujero negro con tal temperatura quedaría completamente ahogada por el fondo general de radiaciones del universo.



    Por otro lado, un agujero negro con una masa de tan solo mil millones de toneladas, es decir, un agujero negro primordial del tamaño aproximado de un protón, alcanzaría una temperatura de unos 120.000 millones de grades Kelvin, que corresponde a una energía de unos diez millones de electrón voltios. A semejante temperatura, un agujero negro seria capaz de crear pares de electrón-positrón y partículas de masa cero, como fotones, neutrinos y gravitones (los presuntos portadores de la energía gravitatoria). Un agujero negro primordial liberaría energía al ritmo de seis mil megavatios, equivalente a la producción de sets grandes centrales nucleares. A medida que un agujero negro emite partículas, disminuyen constantemente su masa y su tamaño, lo que facilita la escapada de mas partículas y así la emisión proseguirá a un ritmo siempre creciente hasta que el agujero negro acabe por desaparecer. A largo plazo, cada agujero negro del universo se extinguirá de ese modo, pero en lo que se refiere a los grandes agujeros negros, el tiempo será desde luego muy largo: uno que tenga la masa del Sol durará unos 10 a la 66 años. Por otro lado, un agujero negro primordial debería de haber desaparecido casi por completo en los diez mil millones de años transcurridos desde el Big Bang, el comienzo del universo tal como lo conocemos. Esos agujeros negros deben de emitir ahora, intensas radiaciones gamma con una energía de unos cien millones de electrón voltios.

    Dios no sólo juega a los dados, sino que los lanza a veces donde no pueden ser vistos.


    Los cálculos efectuados por Don N. Page, del Instituto de Tecnología de California, y por mi, basados en medición del fondo cósmico de la radiación gamma, que realizó el satélite SAS-2, muestran que la densidad media de los agujeros negros primordiales del universo debe ser inferior a doscientos por añoluz cúbico. La densidad local de nuestra galaxia podría ser un millón de veces superior a esta cifra, si los agujeros negros estuviesen concentrados en el "halo" de galaxias, la tenue nube de estrellas en movimiento rápido que envuelve a cada galaxia, en vez de hallarse distribuidos uniformemente por todo el universo. Eso significaría que el agujero negro primordial más próximo a la Tierra se hallaría probablemente a una distancia no inferior a la que nos separa de Plutón. La etapa final de la desaparición de un agujero negro puede desarrollarse con tal rapidez que acabaría en una tremen de explosión. La intensidad de esta dependerá del número de especies diferentes de partículas elementales que contenga. Si, como se cree ampliamente, todas las partículas se hallan constituidas por hasta seis variedades distintas de quarks, la explosión final tendría una energía equivalente a la de unos diez millones de bombas de hidrogeno de un megatón. Por otro lado, una teoría alterativa formulada por R. Hagedorn, del Consejo Europeo para la Investigación Nuclear, afirma que existe un número infinito de partículas de masa cada vez mayor. A medida que un agujero negro se empequeñezca y caliente, emitirá un número cada vez más grande de diferentes especies de partículas y producirá una explosión quizá cien mil veces más potente que la calculada conforme a la hipótesis de los quarks. De ahí que la observación de la explosión de un agujero negro proporcionaría a la física de partículas elementales una información importantísima, que, tal vez, no sea accesible de otro modo.
    La explosión de un agujero negro produciría una enorme efusión de rayos gamma de gran energía. Aunque pueden ser observados por detectores de rayos gamma instalados en satélites o globos, resultaría difícil lanzar al espacio un detector suficientemente grande para registrar un cambio razonable en la intercepción de un número significativo de fotones de rayos gamma emanados de una explosión. Cabria la posibilidad de emplear una lanzadera espacial para construir en órbita un gran detector de rayos gamma. Alternativa mucho más fácil y barata sería dejar que la atmósfera superior de la Tierra operase como detector. Una radiación gamma de gran energía que penetrase en la atmósfera crearía una lluvia de pares de electrón-positrón, los cuales, inicialmente, se desplazarían por la atmósfera más rápidos que la luz. (Esta pierde velocidad en sus interacciones con las moléculas de aire.) Así, electrones y positrones crearían en el campo electromagnético una especie de estampido sónico u onda de choque, denominada radiación Cerenkov, que podría ser detectada desde la superficie terrestre como un relámpago de luz visible.
    Un experimento preliminar de Neil A. Porter y Trevor C. Weekes, del University College de Dublin, indica que si los agujeros negros estallan del modo que predice la teoría de Hagedorn, se producen cada siglo en nuestra región de la galaxia menos de dos explosiones de agujeros negros por añoo luz cúbico, lo que supondría que la densidad de agujeros negros primordiales es inferior a cien millones por año luz cúbico. Debería ser posible incrementar considerablemente la precisión de tales observaciones, que serian muy valiosas, aunque no arrojen ningún testimonio positivo sobre los agujeros negros primordiales. Al fijar un bajo límite superior a la densidad de tales agujeros negros, las observaciones indicarían que el universo primitivo tuvo que ser muy terse y carecer de turbulencias.
    El Big Bang se asemeja a la explosión de un agujero negro, pero en una escala muchísimo mayor. Por ello cabe esperar que una comprensión del modo en que crean partículas los agujeros negros conduzca a una comprensión similar a la manera en que el Big Bang creó todo el universo. En un agujero negro la materia se contrae y desaparece para siempre, pero en su lugar se crea nueva materia.
    Así, puede que existiera una fase previa del universo en que la materia se contrajo
    para ser recreada en el Big Bang.



    Si la materia que se contrae para formar un agujero negro posee una carga eléctrica básica, el agujero negro resultante poseerá la misma carga. Eso significa que tenderá a atenuar a aquellos miembros de los pares virtuales de partícula / antipartícula que tengan la carga opuesta y a repeler a los de la misma carga. Por ese motivo, el agujero negro emitirá preferentemente partículas con carga de su mismo signo y así perderá rápidamente su carga. De manera similar, si la materia se contrajo, posee un momento angular básico, el agujero negro resultante girara y emitirá preferentemente partículas que transmitan su momento angular. La razón de que un agujero negro "recuerde" la carga eléctrica, el momento angular y la masa de la materia que se contrajo y “olvide" todo lo demás, es que estas tres cantidades se hallan emparejadas a campos de largo alcance, en el caso de la carga, al campo electromagnético, y en el del momento angular y de la masa, al campo gravitatorio.
    Los experimentos realizados por Robert H. Dicke dc la Universidad de Princeton, y Vladimir Braginsky, de la Universidad de Moscú, indican que no existe campo de largo alcance asociado con la propiedad cuántica denominada numero barión. (Los bariones forman la clase de partículas en las que se incluyen el protón y el neutrón.) De ahí que un agujero negro constituido por el colapso de una colección de bariones olvidaría su número barión e irradiaría cantidades iguales de bariones y de antibariones. Por ello, al desaparecer el agujero negro, transgrediría una de las leyes mas apreciadas de la física de partículas, la ley de conservacion del barión.
    Aunque la hipótesis de Bekenstein, de que los agujeros negros poseen una entropía finita, requiere, para ser consecuente, que tales agujeros irradien térmicamente, al principio parece un completo milagro que los minuciosos cálculos cuántico-mecánicos de la creación de partículas susciten una emisión con espectro térmico. La explicación es que las partículas emitidas escapan del agujero negro, de una región de la que el observador exterior no conoce más que su masa, su momento angular y su carga eléctrica. Eso significa que son igualmente probables todas las combinaciones o configuraciones de partículas emitidas que tengan energía, momento angular y carga eléctrica iguales. Desde luego es posible que el agujero negro pudiera emitir un televisor o las obras de Proust en diez volúmenes encuadernados en cuero, pero es ínfimo el número de configuraciones de partículas que corresponden a esas exóticas posibilidades. El número mayor de configuraciones corresponde, con mucho, a una emisión con su espectro que es casi térmico.
    La emisión desde los agujeros negros posee un grado adicional de indeterminación o de imposibilidad de predicción por encima del normalmente asociado con la mecánica cuántica. En la mecánica clásica cabe predecir los resultados de una medición de la posición y de la velocidad de una partícula. En la mecánica cuántica el principio de indeterminación señala que sólo es posible predecir una de esas medidas; el observador puede predecir el resultado de medir la posición o la velocidad, pero no ambas. Alternativamente será capaz de predecir el resultado de medir una combinación de la posición y de la velocidad. Así, la capacidad del observador para hacer predicciones definidas se halla, en efecto, reducida a la mitad. La situación es aún peor con los agujeros negros. Como las partículas emitidas por un agujero negro proceden de una región de la que el observador tiene un conocimiento muy limitado, no puede predecir definidamente la posición o la velocidad de una partícula o cualquier combinación de las dos; todo lo que cabe predecir son la probabilidades de que serán emitidas ciertas partículas. Parece que Einstein erró por partida doble cuando dijo que Dios no juega a los dados. La consideración de la emisión de partículas de los agujeros negros denotaría que Dios no sólo juega a los dados, sino que los lanza a veces donde no pueden ser vistos.

    Fuentes y links relacionados


  • Astocosmo: Estructura de lo invisible


  • Libro en pdf: "Agujeros negros y pequeños universos"


  • Libro en pdf, flash y varios formatos en Sribd gracias al usuario martimarti


  • Libros de Stephen Hawking


  • Unión entre cuántica y gravedad en la superposición de un elefante



  • Blogalaxia Tags:

    Technorati Tags:

    23/6/07 - DJ:

    ¿Existen los agujeros negros?

    Una reciente investigación de la Universidad Case Western parece poner en duda la existencia de los agujeros negros, al concluir que el horizonte de sucesos que los caracteriza, nunca se llega a formar.
    Independientemente de las conclusiones que se realicen al respecto, reconsiderar e investigar sobre estos objetos, bien vale la pena. Sobre todo porque -adelantamos- todavía están ahí afuera.


    Los agujeros negros han fastidiado a los físicos por algún tiempo.
    La mera sugerencia de que las estrellas podrían colapsar gravitacionalmente disparó una de las más amargas enemistades físicas del último siglo.
    El Nobel Subrahmanyan Chandrasekhar sostuvo que las estrellas podían colapsar así, pero el eminente Arthur Eddington estuvo tan fuertemente en desacuerdo que el indio cambió su área de investigación para escapar a la disputa.

    Y los desacuerdos no se han detenido desde entonces.

    Un nuevo estudio se agrega a esta larga historia, sugiriendo que los agujeros negros, ahora casi aceptados de hecho, nunca se forman realmente y que la solución a la vieja paradoja de los agujeros negros podría ser más simple que lo supuesto.

    La respetabilidad para los agujeros negros llegó recién en 1967, cuando los astrónomos de la Universidad de Cambridge observaron el primer púlsar, una estrella colapsada no tan densa como un agujero negro, en rotación, que emite radiación a intervalos regulares.

    La teoría dice que un agujero negro se forma cuando una estrella masiva acaba su combustible y la gravedad de su propio peso la hace colapsar a un pequeño núcleo. Este acto es frecuentemente acompañado de una explosión, llamada supernova. La teoría de Einstein muestra que la gravedad curva la luz y si el núcleo colapsado de la supernova es suficientemente pesado (al menos unas tres veces más que el Sol), el resultado sería un agujero negro con una gravedad tan fuerte que la luz no podría escapar de sus garras, al menos fuera de la distancia llamada "horizonte de sucesos". Más, cuanto más pesado es el agujero negro, más lejos se extiende el horizonte de sucesos.

    Pero en 1975, Stephen Hawking y otro físico, Jacob Bekenstein, dieron un nuevo dolor de cabeza a los físicos concluyendo que estas estrellas colapsadas se evaporan con el tiempo, con una contínua liberación de partículas en una simple radiación, llamada radiación Hawking, desde entonces.
    El resultado combina la teoría de la gravedad de Einstein con la mecánica cuántica, que explica el comportamiento de las partículas subatómicas.

    ¿Porqué es esto un dolor de cabezas? Por la famosa "Paradoja de la información" de los agujeros negros. Básicamente, una vez que algo desaparece en un agujero negro, se va irreversiblemente. El ejemplo más conocido de Hawking es el que supone tirar una enciclopedia a un agujero negro. Una vez que pasa el horizonte de sucesos del agujero negro, toda la "información" de la enciclopedia -toda indicación de sus características físicas- se va para siempre. Y, desafortunadamente para la enciclopedia, la radiación de Hawking del agujero negro no traería de vuelta información de ningún volumen engullido por el agujero, por definición. Así que, en este sentido, la información (por ejemplo, la localización de toda la tinta y las moléculas del papel en el volumen) ha sido destruída.

    Sin embargo, esto viola otro principio de la mecánica cuántica que sostiene que la "información" dentro de un sistema no puede ser completamente destruída. De allí la paradoja.

    Varias soluciones para el dilema han emergido con los años. En 2004, el mismo Hawking sugirió que la mecánica cuántica deja abierta una puerta de escapa a su propia trampa, aludiendo que la radiación contiene información.


    Pero un paper recientemente aceptado para su publicación en el periódico Physical Review D, va un poco más lejos.
    Los investigadores Tanmay Vachaspati, Dejan Stojkovic y Lawrence Krauss de la Universidad Case Western Reserve, sugieren que el horizonte de sucesos nunca se llegan a formar, dejando lugar para una especie de radiación Hawking, que obviaría la paradoja de la información. Por lo que los agujeros negros se disiparían lentamente antes de haberse verdaderamente formado.

    En el paper, el equipo se pregunta qué ve un observador distante de una estrella colpasante. Esta es una pregunta interesante, dice Krauss, porque hay una pequeña chance que los aceleradores de partículas como el LHC del CERN podrían ver agujeros negro microscópicos formándose en los experimentos que se iniciarían en 2008. El equipo se pregunta qué clase de radiación Hawking emergería de esos colapsos mientras ocurren.

    Como la radiación Hawking se lleva la masa del agujero negro, evaporándolo, cualquier "pre-radiación" quitaría similarmente masa de la estrella en colpaso, disminuyendo lentamente la distancia entre el horizonte de sucesos y el centro del agujero negro. Si escapa suficiente radiación antes del colpaso, el agujero negro se evaporaría completamente antes de tener chance de formarse.

    Y eso es lo que parece que le ocurre a un agujero negro en un colapso, concluye el equipo. "En cambio, el verdadero horizonte de sucesos nunca se forma en un colpaso gravitacional", dice el estudio. En vez de formarse un completo horizonte de sucesos desde el cual la luz no puede escapar, el agujero negro podría estar en un estado de perpetuo colapso que podría durar mucho, mucho tiempo para grandes estrellas, "al menos, visto por un observador externo localizado muy lejos", sugiere Krauss.

    "Es un resultado intrigante, realmente el comienzo de una convesación", reconoce Krauss. Pero como los agujeros negros son entre los más interesantes temas en física, él sugiere que realizarse preguntas acerca de sus propiedades vale la pena claramente.

    Los resultados del paper "sugieren que la radiación Hawking podría tener un evecto mucho más grande de lo que se espera comúnmente", dice el físico Don Marolf de la Universidad de California. "Sería muy interesante si evidencia sólida pueda encontrarse que apoye esta idea".

    Más allá de CERN, algunos astrofísicos esperan ver agujeros negros en las próximas décadas, ya sea microscópicos en lugares como el Observatorio de Rayos Cósmicos Pierre Auger en Argentina, o el super masivo agujero que se cree reside en el centro de nuestra galaxia vía telescopios.

    "Como la presencia de un horizonte de sucesos es considerado la única completamente inequívoca firma de un agujero negro (para distinguirlo de una estrella de neutrones u otros objetos ultra compactos), la afirmación de este trabajo de que no hay horizontes de sucesos podría ser importante", dice el astrónomo de NASA Michael Loewenstein del Centro Espacial Goddard, por e-mail. "No me resulta claro cómo las observaciones astronómicas que parecen apoyar la existencia de horizontes de sucesos serían re-interpretadas, y cómo las predicciones de comportamiento y apariencia de la materia colapsada diferiría", comenta con precaución.

    En todos estos casos, podríamos estar "viendo el colapso gravitacional de materia y podríamos no ver efectos asociados con un horizonte de sucesos de agujero negro", concluye el estudio. "Sólo los efectos ocurriendo durante el colapso graviacional en sí mismo parecen ser visibles".


    En pocas palabras, lo que los investigadores parecen concluir es que los agujeros negros pierden masa más rápidamente que al ganarla, por lo que los horizontes de sucesos nunca alcanzarían a formarse.


    "La radiación no-térmica puede llevar información en ella a diferencia de la radiación termal. Esto significa que un observador exterior viendo un objeto colapsar recibe radiación no-térmica de vuelta y puede ser capaz de reconstruir toda la información en el objeto inicial y así la información nunca se pierde", dicen los investigadores.

    "Un observador externo nunca perderá un objeto en un agujero negro" dice Stojkovic. "Si tú estás sentado fuera y tiras algo a un agujero negro, permanecerá fuera del horizonte de sucesos incluso si uno considera los efectos de la mecánica cuántica. De hecho, como en mecánica cuántica el observador juega un rol importante en la medición, la pregunta sobre la formación de un horizonte de sucesos es mucho más sutil de considerar"

    Los físicos se apuran a asegurar a astrónomos y astrofísicos que lo observado sobre gravedad colapsando masas continúa siendo cierto, pero lo controversial acerca del nuevo descubrimiento es que "para el punto de vista de un observador externo toma una infinita cantidad de tiempo en formarse un horizonte de sucesos y así los relojes para los objetos cayendo al agujero negro parecerán disminuir a cero", explica Krauss, director de el Centro de Educación e Investigación en Cosmología de la Universidad Case.

    Aclaremos sobre ésto último: Einstein mostró que al incrementarse la gravedad, el tiempo parece ir más lento. Si hay dos personas, una muy cerca de un agujero negro y otra más lejos, la persona más alejada vería el reloj de la otra persona yendo más despacio. Mientras más fuerte sea la gravedad, el tiempo parecerá ir más lento.

    Phil Plait, en su Badastronomy blog, se pregunta cómo se forma entonces el agujero negro si esto es así. Y responde :"Imagina el núcleo colapsando y tú estás viéndolo desde lejos. Lov verás haciéndose más chico, pero el colapso parecerá ir más despacio también, por la dilatación del tiempo. Como la paradoja de Zenón, verías la velocidad de escape aproximarse a la velocidad de la luz, pero no verías que realmente la alcance jamás. El tiempo se estiraría infinitamente y el colpaso del núcleo te parecería que se detuvo.

    Ahora bien, como se apuntó antes, la radiación Hawking hace perder masa al agujero negro hasta evaporarlo.

    Para un observador externo, el horizonte de sucesos no se vería formar porque tardaría una cantidad infinita de tiempo. Tiempo durante el cual el agujero va perdiendo masa. Por lo que los dos efectos compiten con lo que finalmente lo que se vería es que el agujero se evapora antes de que el horizonte llegue a formarse.


    En pocas palabras, lo que los investigadores parecen concluir es que los agujeros negros pierden masa más rápidamente que al ganarla, por lo que los horizontes de sucesos nunca alcanzarían a formarse.

    No hay que perder de vista que, aunque suele definirse a un agujero negro como un objeto ultra compacto que posee un horizonte de sucesos, el que no tenga éste último, no quita que el objeto siga existiendo.

    Evidentemente el paper provoca polémicas que sólo deberían generar mayor investigación y debate sobre estos objetos que tanto atraen por su poder y magnificencia.

    Fuentes y links relacionados


  • USA Today:Black holes: Just beyond the event horizon

  • NewScientist:Do black holes really exist?

  • EurekAlert:Case researchers may have solved

  • Case University: Black Holes aren't

  • Documento de word:Agujeros negros cuánticos: la apuesta de Stephen Hawking
    Carmen A. Núñez (I.A.F.E. – CONICET)

  • Caos y ciencia:(Agujeros) negros, juegan y ganan

  • Proyecto Celestia:Videos sobre Agujeros Negros

  • Crédito de la imagen: NASA




  • Blogalaxia Tags:

    Technorati Tags:

    Einstein y las estrellas

    Esta serie documental transmitida por el canal Encuentro, nos lleva a viajar por la tierra al fondo de los mares, a través del Sistema Solar y más allá también: a medida que vamos observando, se va hilando poco a poco el lazo íntimo que nos une al universo.
    Hoy, a las 11 hs, el capítulo dedicado al asteroide Toutatis.


    Explorando la relación entre el universo y los habitantes del Planeta Tierra, el origen de la vida y la curiosidad de una joven mujer guiada por los escritos de Albert Einstein, esta serie intenta redescubrir el sentido esencial de la búsqueda científica.

    Capítulos
    Martes 05/06: Este no es Einstein
    Martes 13/06: Toutatis
    Martes 19/06: El enlace cósmico

    Repeticiones
    Martes 02:00/06:00/10:00/14:00/18:00/22:00
    Jueves 06:00/14:00
    Sábado 11:00
    Domingo 19:00

    Toutatis
    Aquellos que se cuestionan los orígenes de la vida, se dejaran guiar por los pensamientos de Albert Einstein, inspirados en fenómenos incomparables, como el pasaje del más grande de los asteroides jamás observado: el Toutatis.

    Fuentes y links relacionados


  • Toutatis en Wikipedia


  • Blogalaxia Tags:

    Technorati Tags:

    22/6/07 - DJ:

    El Atlantis descendió en California

    El transbordador espacial Atlantis aterrizó suavemente en la Base Aérea Edwards, California, concluyendo una exitosa misión de ensamblaje en la Estación Espacial Internacional.

    El Atlantis acaricia el suelo tras una exitosa misión. Imagen: NASA TV.

    Con el comandante Rick Sturckow y el piloto Lee Archambault en los controles, la nave pisó el suelo americano a las 3:49 p.m. EDT.

    La tripulación de la misión STS-117 comenzó su misión el 8 de junio y arribó a la estación el día 10. Rápidamente comenzaron el trabajo de instalación de los segmenos 3 y 4 (S3/S4) que contienen paneles solares que incrementaron el poder de generación de energía en la estación.

    Los especialistas Patrick Forrester, John "Danny" Olivas, Jim Reilly y Steven Swanson realizaron un total de 4 caminatas espaciales para activar los segmentos. Durante la tercera caminata, Olivas reparó un fuera de posición de la manta térmica en el sistema de maniobras orbital derecho.

    El aterrizaje marcó además el final del récord de permanencia en el espacio por parte de la astronauta Suni Williams, cosa que logró el día 16.

    El viaje de Williams comenzó en diciembre con el lanzamiento de la STS-116. Vivió en la estación espacial por seis meses, cambiando lugar finalmente con Clayton Anderson, quien es ahora un ingeniero de vuelo en la estación. Al aterrizar, Suni acumuluó 194 días, 18 horas y 58 minutos durante su viaje espacial.

    La próxima misión, STS-118, está programada para su lanzamiento en agosto verá el retorno del transbordador Endeavour para llevar otro segmento a la estación y comida, ropa, suministros y repuestos. La última misión del Endeavour fue en diciembre de 2002.


    Fuentes y links relacionados


  • NASA:STS-117 MCC Status Report #30

  • ESA:Space Shuttle due to return to Earth

  • Astroenlazador:El Atlantis regresa a la Tierra


  • Blogalaxia Tags:

    Technorati Tags:

    De los blazares y sus cambios de brillo

    Una reconocida revista inglesa de divulgación astronómica, publicó en abril pasado, el resultado de un trabajo muy conciso que hicieron tres investigadores de la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de la Universidad Nacional de La Plata. El tema hace foco en unos objetos extremadamente lejanos e intensamente energéticos que no resultan sencillos de observar.

    Imagen del Blazar PKS 1510. Crédito:C. O'Dea

    Por Alejandra Sofía
    Boletin 212 (Noticias del Observatorio de La Plata)
    Cuando esto se logra aparecen, para entusiasmo y desvelo de los interesados, comportamientos dignos de ser explicados. Y allí es donde no había coincidencias entre colegas de otras partes del mundo; más que eso: había fuertes discrepancias que desafiaban cualquier explicación física. Los argentinos encontraron una explicación y esto es lo que el Dr. Sergio Cellone cuenta en esta nota.

    Imágenes en:
    http://www.fcaglp.unlp.edu.ar/~extension/212/blazars/

    Antes del diálogo, las presentaciones:

    Dr. Sergio Cellone, profesor e investigador de la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas (FCAGLP) de la UNLP y CONICET. Dr. Gustavo Romero, profesor e investigador de la FCAGLP y del Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR,CONICET). La Lic. en astronomía, Anabella Araudo hizo su tesis de grado bajo la dirección de ambos. Ellos integran un grupo de investigación más amplio: Grupo de Astrofísica Relativista y Radioastronomía (GARRA) del IAR y de la mencionada Facultad.

    No es tan sencillo ni para los propios astrónomos estudiar objetos tan distantes, donde la dificultad mayor es, justamente, poder distinguirlos. Bajo el término de Núcleos Galácticos Activos conviven cuásares, galaxias Seyfert, radio-galaxias y blazares.

    Los blazares -tema donde se generó una controversia- son los objetos más variables en este grupo de AGNs y tienen propiedades más extremas. Un blazar emite chorros de materia a velocidades casi cercanas a la de la luz. Esos chorros son los que los especialistas alcanzan a ver.


    -Cómo llegan a tener un espacio en la revista inglesa "Astronomy Now"?

    El trabajo en cuestión fue aprobado en agosto pasado y publicado en enero de este año en "Monthly Notices of The Royal Astronomical Society". El árbitro de la revista -figura que en las publicaciones científicas aprueba, sugiere modificaciones o rechaza el trabajo presentado- nos contestó en tan solo dos semanas y en 28 líneas muy elogiosas dio su aprobación. Marcó sólo algunas correcciones menores.

    El periodista de la revista de divulgación "Astronomy Now" seguramente tiene contacto con esa publicación y tomó el tema. Luego me escribió para que diera algunas precisiones sobre el grupo, las motivaciones del trabajo, si es parte de un proyecto mayor.


    -Contanos algo más sobre el trabajo que, ya lo adelantamos, se trata de una controversia en cuanto a las variaciones de brillo de unos blazares.

    Medir esas variaciones en escalas de tiempo de pocos días, e incluso horas, es una herramienta poderosa para el estudio de las zonas más internas de los núcleos galácticos activos (AGNs)

    El trabajo de tesis de licenciatura de Anabella Araudo fue un tema que abordaba una controversia. En general quienes trabajamos en el tema coincidimos en que la variabilidad de los blazares es de, como máximo, un 10 % en una hora; encontramos también variaciones de un 100% en 24 horas como algo llamativo.

    Pero existen un par de grupos de investigadores que dijeron encontrar variaciones del ¡50% en 10 minutos! Si fuera así no hay forma física de explicarlo. Nuestra impresión era que el trabajo era cuestionable de un punto de vista técnico. Lo grave fue que se publicaron una decena de trabajos similares, con la consiguiente confusión que esto podía acarrear, si se trataba de resultados erróneos.

    La tesis de Araudo apuntó a un análisis estadístico basado en técnicas conocidas: lo que hicimos fue aplicar esa estadística bien rigurosa a los datos que teníamos y los que tenía esta otra gente. Resultó que ellos habían hecho un mal tratamiento de los errores propios de la medición.

    No estamos descubriendo nada genial ni asombrosamente nuevo, simplemente nuestro trabajo es muy conciso y apuntó muy bien al tema. Ya nadie podrá decir que un blazar varía su brillo un 50% en diez minutos sin mostrar un análisis riguroso de sus datos y técnicas.

    Las variaciones "exageradas" de estos blazares que se registran ópticamente provienen de técnicas fotométricas incorrectas y no de factores físicos de estos objetos.


    -¿Qué sucede con quienes publicaron en sentido contrario respecto de las variaciones de brillo en los blazares? ¿Hay, hubo contacto?

    Nos escribió uno de ellos, no era el investigador principal del grupo. Y volvió a esgrimir, con argumentos diferentes, el mismo resultado.

    -¿Dónde observaron, cuánto tiempo?

    Anabella hizo observaciones en el Complejo Astronómico El Leoncito (CASLEO) donde está el telescopio de 2,15 m de la UNLP. Observó algunos blazares durante dos turnos de unos cinco días, en diferentes épocas el año. En una oportunidad observó conmigo y en otra lo hizo con la Lic. Anahí Granada.

    Tomó una muestra de tres de los objetos para los que se habían reportado variaciones muy extremas de brillo. Registró variaciones, pero de media magnitud en 24 horas, o sea un 50%. Y sólo variaciones de un 10% en cuestión de horas. Aplicamos todos los criterios estadísticos y análisis de los errores mostrando que las variaciones observadas eran reales. Y también "simulamos" resultados usando una técnica inapropiada, mostrando que de esa forma surgían las variaciones muy extremas.

    -Criterios estadísticos...

    Si se está observando un blazar, por ejemplo, y justo pasa una nube, el resultado de la medición varió, pero obviamente no por una causa física intrínseca al objeto en cuestión. Entonces estas mediciones se hacen por diferencias: se compara el blazar con una estrella que se observa en el mismo instante, en el mismo campo de la imagen. Como ambos objetos están afectados por los mismos problemas (nubes, o lo que sea), cualquier variación no intrínseca al objeto se cancela.

    La estrella seleccionada tiene que cumplir ciertos requisitos; si es mucho más brillante que el objeto que querés medir, los errores se comportan distinto y esto puede conducir a los resultados extraordinarios, pero incorrectos, que han mostrado otros colegas. Existen trabajos de varios años atrás que muestran una serie de análisis estadísticos sobre los errores que surgen en la fotometría.

    Si uno los aplica bien, obtiene la significancia de la variación, es decir, qué tan confiable o no es el resultado. Puede ser una variación altamente o pobremente significativa. Lo que para algunos de nuestros colegas era una variación altamente significativa, cuando hicimos todas las correcciones por diferencia de brillo, etc., nos dio que variaba de igual modo el objeto seleccionado y la estrella de referencia. Es decir, que las variaciones muy extremas eran debidas a los errores introducidos por el instrumento y la atmósfera, y no debidos a procesos físicos en los blazares estudiados.

    -El problema entonces no es el objeto que ves sino la referencia que utilizas.

    Exactamente. Se debe usar una estrella de referencia adecuada; si es muy brillante se pierde toda la sensibilidad y confiabilidad del método.

    -¿Cuánto importa para estos registros de variación el instrumento que se use, si es diferente del que usa otra gente?

    Se utilizan cámaras de CCD y cada una tiene características particulares; por eso uno ingresa todos los parámetros en las fórmulas que usa, para estimar cuán significativa es la variación. Aquí entran los datos técnicos del detector, el nivel de brillo del cielo, etc. Con todo esto se llega a conocer si la variación es real o no.

    Sin embargo, el factor que más pesa es el brillo de las estrellas que se usaron de comparación: en los trabajos que reportaban variaciones muy extremas ¡algunas eran 100 veces más brillantes que el objeto que querían medir!

    -¿Eso es por un error ingenuo o tiene otra explicación?

    Es una respuesta difícil, el tema es complejo porque hay distintas cuestiones, hay referatos que son algo débiles en sus evaluaciones y deriva en que trabajos algo descuidados tengan un aval y aparezcan publicados en revistas de peso en la especialidad.

    Más información sobre AGNs en:
    https://www.fcaglp.unlp.edu.ar/pipermail/listadenoticias/2007-March/000226.html

    Fuentes y links relacionados


  • Paper:Extremely violent optical microvariability in blazars: fact or fiction?

  • The Blazar Times





  • Anillo astronómico

    Anillo Astronómico
    [ Únete | Listado | Al azar | <<> | Siguiente >> ]