¡Bienvenid@s!

8/9/08 - DJ:

Pistas sobre planetas en discos de gas

Tiempo estimado de lectura: 2 min. 56 seg.

Los astrónomos han sido capaces de estudiar los discos de formación planetaria alrededor de estrellas como nuestro Sol en gran detalle, revelando claramente el movimiento y la distribución del gas en las regiones internas del disco. Este resultado, que posiblemente implica la presencia de planetas gigantes, fue posible por la combinación de un ingenioso método en el Very Large Telescope de ESO.
Impresión artística de discos de formación planetaria

Los planetas pueden ser hogar para otras formas de vida, por lo que estudiarlos clasifica muy alto en la astronomía contemporánea. Más de 300 exoplanetas se conocen ya orbitando otras estrellas distintas del Sol, y esos nuevos mundos muestran una increíble diversidad en sus características. Pero los astrónomos no buscan sólo en sistemas con planetas ya formados. También pueden obtener conocimiento al estudiar los discos alrededor de estrellas jóvenes donde los planetas puedan estar actualmente en formación. "Esto es como ir 4.6 mil millones de años atrás en el tiempo para ver cómo los planetas de nuestro Sistema Solar se formaron", dice Klaus Pontoppidan del Caltech, líder de la investigación.

Pontoppidan y sus colegas analizaron tres estrellas similares al Sol que están, cada una, rodeadas de un disco de gas y polvo del que pueden formarse planetas. Estos tres discos tiene sólo unos pocos millones de años de edad y se sabe que poseen huecos o agujeros en ellos, indicando regiones donde el polvo se ha limpiado y la posible presencia de jóvenes planetas.

Los nuevos resultados no sólo confirman que el gas está presente en los huecos del polvo, sino que permiten también a los astrónomos medir cómo el gas está distribuído en el disco y cómo están orientados estos discos. En regiones donde el polvo parece haber sido limpiado, el gas molecular es todavía muy abundante. Esto puede significar que el polvo colpasó para formar embriones planetarios o que el planeta ya se formó y está en el proceso de limpiar el gas en el disco.

Para una de las estrellas, SR 21, una posible explicación es la presencia de un masivo planeta gigante orbitando a menos de 3.5 Unidades Astronómicas (o UA, que es la distancia entre la Tierra y el Sol, un promedio de 150 millones de kms), mientras para la estrella HD 135344B, un posible planeta podría estar orbitando a entre 10 y 20 UA. Las observaciones de la tercer estrella, TW Hydrae, podría requerir la presencia de uno o dos planetas.

"Nuestras observaciones con el instrumento CRIRES en el Very Large Telescope de ESO revelan que los discos alrededor de estas tres jóvenes estrellas similares al Sol son muy diferentes y muy probablemente resultarán en distintos sistemas planetarios. A la Naturaleza, ciertamente, no le gusta repertirse", añade Pontoppidan.

"Esta clase de observaciones complementan el trabajo del Observatorio ALMA, que estará observando estos discos en gran detalle y en una mayor escala", agreta Ewine van Dishoeck, del Observatorio Leiden.

Para estudiar los huecos en el disco de polvo que tienen el tamaño del Sistema Solar alrededor de otras estrellas que están localizadas a 400 años luz de distancia es todo un desafío que requiere una ingeniosa solución y los mejores instrumentos posibles.

Los discos son de unas 100 UA de diámetro, pero las estrellas están a más de 200 años luz de distancia (un año luz son 200.000 UA). Para detectar estructuras en escalas de 1 UA en estos sistemas, corresponde a leer una placa patente de un vehículo a una distancia de 2.000 km, casi la distancia entre Londres y Estocolmo.

"Las observaciones tradicionales no pueden ver detalles en la escala de distancias planetarias para objetos localizados tan lejos", explica Dishoeck. "La interferometría puede hacerlo mejor, pero no nos permitiría seguir el movimiento del gas".

Los astrónomos usaron una técnica conocida como "procesado astrométrico espectral" (spectro-astrometric imaging) para darles una ventana a las regiones internas de los discos donde los planetas como la Tierra pueden estar en formación. Así fueron capaces no sólo de medir distancias tan pequeñas como una décima de la distancia Tierra-Sol, sino también medir la velocidad del gas al mismo tiempo.

"La configuración particular del instrumento y el uso de óptica adaptativa permitió a los astrónomos llevar adelante observaciones con esta técnica en una forma muy amigable. Como consecuencia, el Procesado astrométrico espectral con CRIRES puede ahora ser realizada rutinariamente", dice el miembro de ESO Alain Smette.





Links relacionadosFuentes y links relacionados







Crédito imágenesSobre las imágenes


ESO PR Photo 27a/08
Discos de formación planetaria, impresión artística. Crédito:ESO






Lea las Últimas noticias del cosmos más cómodamente en su lector de feed.
Suscríbase
¿Qué es RSS, lector de feed?


tags

1 comentario:

  1. No nos falles ahora, que está de moda en todos los medios, incluso Google cambió su logo y lo personalizado al tema y me refiero al del Gran Colisionador de Hadrones.

    La verdad es que los noticieros explican el para que, pero no como funciona. A ver si viene algun articulo de estos que es LA nota del momento

    Saludos

    ResponderEliminar

Anillo astronómico

Anillo Astronómico
[ Únete | Listado | Al azar | <<> | Siguiente >> ]