¡Bienvenid@s!

1/5/10 - DJ:

Ciencia y entretenimiento

T.E.L: 7 min. 34 seg.


En series como The Big Bang Theory y Numb3rs la ciencia tiene su lugar. ¿Es el lugar adecuado?
Big Bang Theory


Uno de los periodistas que más respeto es Dennis Overbye, del New York Times. Quizás porque es el autor del fantástico libro "Corazones solitarios en el cosmos".
El día 26 escribió en aquel diario un artículo sobre la serie The Big Bang Theory (TBBT, de aquí en más). Comienza con una breve descripción de los personajes centrales: Sheldon Cooper, un desgarbado físico teórico con un coeficiente de inteligencia (IQ) de 187, un genio precoz que a los once años había logrado lo que muchos de nosotros no lograremos nunca. Y su compañero de cuarto, Leonard Hofstadter, IQ 173, enamorado perdidamente de la camarera que vive al lado, Penny, una rubia con intereses "superficiales" y poco interés en el uso de su intelecto.

Otros amigos forman parte de la serie: Rajesh Koothrappali, quien literalmente no puede hablar en presencia de una mujer bonita y Howard Wolowitz, un joven judío que aún vive con su madre e intenta, casi siempre fallidamente, conquistar chicas.

Son claramente estereotipos del científico medio chiflado y excéntrico y la chica bonita y rubia medio tonta. A los verdaderos científicos no les parece gustar lo primero, a las mujeres en general les disgusta lo segundo y a las físicas teóricas seguramente no les agradará ninguna de las dos.

Bruce Margon, astrofísico de la Universidad de California dice en la nota que estos estereotipos son pasos hacia atrás para el alfabetismo científico. Otra que chilla sobre el asunto es Regina Caputo, quien trabaja en el experimento ATLAS del CERN quien en el blog del LHC de USA cuenta por qué odia a la serie.

A contramano va Lisa Randall, teórica de partículas de Harvard que participó del programa en dos ocasiones y apareció como extra en una escena. "Creo que los guionistas son genuinamente inteligentes", expresó.

Lawrence Krauss, cosmólogo de Arizona State, comentó que cambió de opinión sobre el show: "Primero porque es gracioso. Segundo porque los personajes han desarrollado límites más suaves y uno de ellos tiene a la chica!", exclamó, en referencia a que Penny y Leonard andan juntos.

Los personajes, cuenta Overbye, surgieron de las sesiones de tormentas de ideas de Chuck Lorre y Bill Prady, los productores de la serie. Prady recordaba a gente que había conocido cuando él era programador informático en Nueva York, como el muchacho que podía resolver complejas conversiones matemáticas en su cabeza, pero no sabía cómo calcular la propina en un restaurante porque no sabía cuantificar "servicio".
Los productores estaban pensando en una nueva serie sobre una mujer joven y pensaron que podía ser el puente hacia el mundo de esas personas que pueden hablar Klingon, pero no saben cómo pedirle a una chica que salga con ellos.

Los cuatro amigos son decididamente nerds o geeks. En el ránking, Sheldon es el rey, antisocial, irritante, con una racionalidad inmutable, mientras Leonard es más "normal" y, a mi juicio, es él quien verdaderamente traza el puente entre la gente "freak" dedicada a la ciencia y la gente "común", al enamorarse de Penny y tratar de conquistarla.

The Big Bang Theory Presentación - Subtítulos en Español

http://www.youtube.com/watch?v=xYb4V0H0Ezw&feature=related


La ciencia es importante para la serie, particularmente la física. Para eso consultan a David Saltzberg de la Universidad de California, quien posee un blog sobre el show (y en español).

Prady rechaza la idea de estereotipo de "rubia tarada" que algunos ponen sobre Penny, alegando que el personaje demostró que posee una inteligencia mayor al promedio y conocimiento práctico que suele exceder por mucho al de los muchachos.

Hay quienes ven a estos personajes como "pianta-estudiantes" como diríamos en lunfardo. ¿Cómo podrían estos personajes influir en los adolescentes que puedan estar buscando una carrera? Pues muchos creen que sólo asustarán al reforzar una idea caricaturezca, ya pasada de moda, irreal.

Lorre, sin embargo, señaló que "Quizás al final, inspirará a algunos chicos a estudiar física, al igual que 'Cheers' inspiró a incontables jóvenes a ir a los bares".

Quizás, sólo quizás, la frase del productor no sea sólo risueña. ¿Acaso creemos que todas las personas que viven en el campo son como La familia Ingalls?

Los estereotipos y la realidad
Presentar personajes (vinculados con la ciencia o cualquier otro ámbito) muy estereotipados, que no reflejan lo que realmente ocurre allí afuera, ¿está mal?
Se me ocurre que si eso ocurriera en un documental, manual de historia u otro formato que supuestamente cuenta la realidad de lo que pasa o de lo que pasó y sus caracteres se estereotipan para "crear" ídolos o enemigos, entonces no está bien.
En los últimos años tomó impulso esto de contar la historia, particularmente la historia de nuestro país, de forma más real (no Realista).
Algo similar viene ocurriendo con la historia de la ciencia y, en ese sentido, las series de TV o algunas películas, parecen promocionar científicos irreales que podrían alejar a la juventud de las ciencias o crear investigadores antisociales y egocéntricos (y solteros!).
¿Esto es así? Me animo a dudar. Sospecho que tras una afirmación de ese tipo se esconde algo de las viejas ideas de la teoría hipodérmica, aquella que decía que los medios nos inyectan su mensaje, infectándonos y alterándonos, como el contenido de un pinchazo.

Leonard y Penny


Las series de TV, las películas y las novelas son ficciones, no documentales. Lo irreal de estas series se produce dentro del contexto de ficción con más o menos verosimilitud y con mayor o menor relación con nuestros intereses.

¿Qué decir de Dr. House o de Botineras? ¿Qué decir de Ciega a citas, serie en la cual Lucía está dispuesta a todo para conseguir un novio "normal" con tal de ganarle a su madre la apuesta de que terminará siendo una solterona?.

El puente
Por otro lado, están quienes ven en series como TBBT o Numb3rs como un puente. Porque si en las películas y novelas de ciencia ficción los científicos son locos y freaks que quieren dominar el mundo, en estas series, los científicos, que tienen sus manías y sus "locuras", no son personajes tan descabellados, no viven encerrados en sus garages, sino que interactúan con el entorno y ponen de relieve que los científicos existen, más allá de los laboratorios.
Empero, hay una crítica al modelo. ¿Significa esto que debemos resignarnos a presentar la ciencia como un entretenimiento?

Ciencia y entretenimiento
No se parecen mucho a los estereotipos de TBBT o Numb3rs personas como Adrián Paenza o Diego Golombek, científicos que también tienen sus ciclos en TV. Incluso en Proyecto G hay pasos de comedia como "Una forma de contar la ciencia alejada de los laboratorios" en palabras del propio científico.
Es una forma diferente, más real si se quiere que las series estadounidenses, más local en su lenguaje y situaciones. Esto no significa que todos los científicos sean tal y como se los presenta allí.

Proyecto G



La gran diferencia está en la divulgación. TBBT y series similares no intentan, me parece, divulgar la ciencia. Toman ese contexto como excusa para presentar situaciones, lo que lleva a usar términos de la física, hablar de personajes o circunstancias de esa ciencia, pero no divulgam ese conocimiento.

Proyecto G, en cambio, es a la inversa. Utiliza la ficción para difundir el saber científico, como una forma entretenida, desacartonada de llevar la ciencia a un público general, fundamentalmente estudiantes.

El entretenimiento y formato TED
Hablamos en este blog de las conferencias TEDx recientemente porque se llevó a cabo TEDxBuenosAires y habrá otros eventos similares en Rosario, Mar del Plata y Mendoza próximamente.
Sobre el tema, Matías Alinovi escribió una columna en el suplemento Futuro de Página/12 el sábado 17 de marzo a la que tituló Una mirada discutible.
La nota merece leerse, incluso (y sobre todo) para quienes aquellas conferencias son recomendables. Y digo esto porque la mirada de Alinovi es crítica hacia esos eventos por varios motivos.
Según el autor son eventos marketineros, dirigidos a un público al que los organizadores consideran "emprendedores dormidos" y con un formato foráneo.
Y también advierte: "Este artículo arbitrario está redactado bajo el influjo desaconsejable de la contrariedad. Quiere oponerse a un espectáculo. O mejor, a la idea desagradable de que algunas cosas importantes –o todas– deban convertirse en espectáculo".
No hay que quedarse sólo con el párrafo citado e invito a leer la nota completa.
Hay algo cierto en lo que expresa el periodista. También es cierto que el Planetario exhibe espectáculos. Es decir, astronomía contada de manera entretenida. Y tiene todo de bueno y nada de malo, ciertamente.

Pero veamos lo siguiente: hace poco conté aquí de mi asistencia a una charla organizada por la SIGEN sobre Cambio Climático. La charla era abierta, gratuita y no dirigida a expertos. No duró 18 minutos, no fue difundida por decenas de sitios web, no tuvo marketing digamos. No fue una conferencia profunda, en el sentido técnico, sino que estaba destinada a contar, desde la visión de un argentino experto en el tema, algunos puntos sobresalientes para entender el asunto.
¿No es esencialemente lo mismo?
Quienes asistieron a TEDxBuenosAires fueron elegidos, no fue un evento al que pudiera asistir libremente cualquiera. Si se eligieron a estudiantes universitarios que puedan ser considerados "emprendedores" potenciales para asistir al evento es poco importante porque el mismo se difundió libremente por internet. Todos pudimos "ir a TEDx". Todos los que tenemos conexión a internet, claro.

Empero a lo dicho, no deja de ser interesante analizar que no por esto debemos convertir a TODO en entretenimiento. La ciencia verdadera no es un juego, es un trabajo responsable que requiere de vastos conocimientos y grandes esfuerzos por una paga que dista de ser la mejor. Y la ciencia de mejor nivel imparte en instituciones públicas, alejadas de un concepto "entrepreneur".
Pero suponer que llenar un pizarrón de ecuaciones complejas y términos incomprensibles es una alternativa para llevar el conocimiento al público general no parece ser viable.

De allí del enorme valor de la difusión realizada por los propios investigadores y de aquella que realizamos los que no lo somos, pero que intentamos contar cómo trabajan, a qué se dedican y demás, de una forma amena. Incluyo en esto a blogs y suplementos de ciencia de los periódicos, como Futuro.

Quizás sea posible establecer diferentes tipos de entretenimiento. Evidentemente hay un "entretenimiento vacío" y uno que "intenta llevar conocimiento". Pero todos, quien más quien menos, necesitamos un tiempo de ocio más pasatista.
Entre ver ciclos como "Medium" o Fringe o Supernatural, yo prefiero, sin dudas, a los (para mí no tan raros) personajes de TBBT, o las desventuras matemáticas, a veces poco verosímiles de Charlie Eppes en Numb3rs. Y no por eso pienso que todos los físicos teóricos o los matemáticos son como se pinta en esas series.

En definitiva, creo que no hay UN puente. Hay muchas maneras de tratar de salvar la distancia entre el público general y la ciencia y el quehacer científico. Y el pensamiento crítico, que desde aquí auspiciamos, también debe aplicarse a esos puentes o métodos o formatos. Lo bueno es que podamos elegir y que la ciencia sea accesible de distintas formas y no un conjunto hermético de conocimientos para unos pocos. ¡Bazinga!

Fuentes y links relacionados

  • NYTimes: Exploring the Complexities of Nerdiness, for Laughs, por Dennis Overbye.
  • Why physics will never be enjoyed by “normal” people, or why I hate the Big Bang Theory
  • TBBT Argentina: Entrevista Exclusiva. David Saltzberg, el físico real de ‘The Big Bang Theory’


  • Sobre las imágenes

  • Imágenes de The Big Bang Theory Crédito: CBS.
  • Imagen de Proyecto G. Crédito: Canal Encuentro


  • Etiquetas:
    -

    No hay comentarios.:

    Publicar un comentario

    Anillo astronómico

    Anillo Astronómico
    [ Únete | Listado | Al azar | <<> | Siguiente >> ]