¡Bienvenid@s!

1/10/15 - DJ:

La distorsión astronómica

T.E.L: 5 min. 45 seg

Dos "noticias" astronómicas han cautivado la atención de los medios masivos: la posibilidad de agua en Marte y el súper eclipse de Luna. ¿Cuánto hay de racional en los relatos periodísticos? ¿La noticia de NASA fue un recurso publicitario?



Ser racional no es ignorar las sensaciones, pero sí no dejarse embriagar por ellas. Ser racional es tratar de tener en claro cómo es la realidad y cómo la percibimos.

Según muchos medios, no se podrá observar un fenómeno igual al del reciente súper eclipse de luna hasta 2033. Esto, a pesar de que:
1-En 2018 se podrá observar un eclipse de luna desde Argentina.
2-La diferencia observable entre una luna y una súper luna es mínimo.

Si el exitismo es una forma de exageración, esto se le parece bastante.

El exitismo, o en todo caso, este tipo de exageraciones, sólo conlleva a la frustración. En astronomía las frustraciones están a la hora del día: las imágenes del cosmos brindada ahora por fotos en internet tomadas por los grandes observatorios de superficie y orbitales no son el reflejo de lo que el público general observará al poner un ojo en el ocular de un modesto telescopio de aficionado. Mucho más si tenemos en cuenta que una parte de tales fotografías son en "falso color", por ejemplo, las tomadas por instrumentos de rayos-X, longitud de onda que nuestros ojos no pueden percibir.

Otro caso son las lluvias de meteoros: si nos dejamos guiar por las "tasas" que suelen comentarse antes de tales eventos, nuestras expectativas serán muy altas, y los resultados efectivos, muy bajos.

Tale exageraciones lindan con la mentira flagrante, el engaño o el fraude.

La "exitación" por la noticia impactante, la espectacularidad informativa, es en gran medida la madre del borrego.

Tomemos el caso del agua en Marte, y encontraremos lo mismo: aparentemente ya se sabe, con certeza, sin un grado de incertidumbre, que hay agua líquida en el planeta rojo y entonces se formulan, con mayor elegancia, razonamientos del tipo:

Siempre que hay agua líquida, hay vida.
En Marte, hay agua líquida.
Entonces, en Marte hay vida.

Luego se aclara que es una hipótesis, que se hallaron evidencias que apoyan tal hipótesis, que además el agua sería increíblemente salada. Pero no importa: ya hemos desatado a la fiera astronómica y entonces ahora iremos más rápido a Marte y se cosecharán plantas!!!

Y todo esto matizado con una pizca de enunciados de astrónomos profesionales como para darle un visto de científico a lo que no es otra cosa que un producto que se vende: la noticia.

Ya no importa para qué quiere ir la NASA a Marte. ¿Será para realizar investigación científica "neutra"? La ciencia, parece, no tiene ideología. Y no vayas a usar la maldita palabra porque entonces se pensará que estás en contra del avance científico y tecnológico!

Se hará en Marte lo mismo que en Jáchal. Con trabajadores contratados con las mismas modalidades que usa Coca-Cola Femsa en Argentina y el mundo, es decir: precarizados, aunque nos intenten vender "felicidad".

A veces también la discursividad científica se usa para vender "felicidad", en este caso ultraterrena.

La exageración, prima hermana del alarmismo y el optimismo acrítico, es anticientífica.
Cierto es que la exageración y la distorsión también pueden ser recursos didácticos, en más de un sentido.

El discurso científico no debe ser, en primera instancia, ni optimista ni pesimista. La revolución científica implica primero comprender la realidad, luego reír o llorar.


El Marciano y el agua líquida de NASA
Como señala Peter Bradshaw en The Guardian 1, es más que llamativo que el anuncio de supuesta agua líquida en Marte (que no es algo que podamos llamar "novedad") se dio simultáneamente con la presentación de la película The Martian (El marciano, traducida en Argentina como Misión Rescate).

Días antes del estreno de la película se publicaron notas de prensa en sendos medios de comunicación en Argentina. Quienes estamos en ese mettier vimos allí el accionar de alguna agencia de comunicación-marketing. Tales notas aunque hechas con interés periodístico no dejan de ser también publicidad. Por eso los grandes estudios dan tales notas a los grandes medios. Es publicidad gratis.
Pablo Scholz fue el redactor de un reportaje en Clarín. Allí indica que "Clarín fue uno de la docena de medios internacionales que participó de la visita al set de filmación de Misión rescate en Budapest, Hungría." 2

En Newsweek, Gogo Lidz escribió el 20-09 que ocho meses antes se puso sus botas para caminar en el set de filmación de The Martian. 3
Como señala el cronista, la película está basada en la novela de Andy Weir. Y añade: "NASA debe ser el mayor fan del libro" porque como Weir le contó a Wired 4, la agencia vio el proyecto como "una oportunidad de volver a interesar al público en los viajes espaciales". En mayo, The Washington Post señaló: "Andy Weir y su libro The Martian quizás haya salvado a NASA y a todo el programa espacial" en relación a los problemas de la agencia estadounidense en obtener fondos suficientes y cómo la novela motorizó las relaciones públicas para la agencia.5

En Argentina en los últimos años hemos utilizado repetidas veces la palabra "relato" para dar cuenta de enunciados que no se ajustan con la realidad, no por error, sino adrede. Es un eufemismo para dar cuenta de la mentira, aunque con un matiz vinculado a una mentira que quien la dice, se la cree.

En este punto, tales relatos tienen en común con el discurso mágico que se abstraen de la realidad.

Que la ciencia también cree estos relatos también es anticientífico.
No caben dudas que la producción de la película tuvo fuertes influencias de NASA, tal como lo señala NASA en la página http://www.nasa.gov/realmartians


La ciencia como trabajo
Los científicos quieren conocer, saber más que antes, descubrir el mundo, explorarlo, brindar soluciones a los problemas. Pero los científicos no dirigen la NASA. Los investigadores usan instrumentos que no son de ellos no para hacer lo que ellos quieren, sino lo que les permiten.

Cuando voy a mi trabajo hago uso de computadoras que no son mías, para producir productos que no son míos. A cambio, recibo un salario. Los científicos son trabajadores.

Los dirigentes no quieren llegar a Marte para cubrir las necesidades de las personas. Esto lo podemos afirmar por varios datos objetivos:
1-La posibilidad de destrucción de la Tierra por asteroides es remota.
2-La posibilidad de que los recursos naturales en la Tierra se acaben es remota y abstracta.
3-Existen suficientes recursos actuales. Se producen suficientes alimentos para que ningún ser humano tenga hambre, pero hay millones de hambrientos. Por tanto, no es un problema de falta de recursos, sino de cómo se planifica y distribuye la producción.
4-La Tierra corre un peligro objetivo relacionado con el futuro del Sol, pero no hay nada por qué alarmarse hasta dentro de 3 mil millones de años.

El apuro por ir a Marte responde a otros intereses, políticos y económicos. Los que niegan que el hombre haya llegado a la Luna ignoran que se llegó por intereses de esa índole, más que científicos.

Los avances científicos, así como los deportivos, suelen usarse con fines políticos, en general, "nacionalistas". ¿No es ese el origen de los Juegos Olímpicos?

Nuestra posición
¿Todo esto supone que debemos estar en contra? No podemos estar en contra del avance científico y tecnológico. No queremos volver al feudalismo. Pero tampoco podemos estar a favor "ciegamente". Eso tampoco es "científico". La exageración, cuando no es didáctica, sino método para crear un relato, genera una visión sesgada, parcial, por cierto, no-neutra.

¿Por qué si en nuestro mundo se utilizan métodos nocivos para la población en la generación de energía y minerales, en Marte habría de ocurrir algo distinto?
No existe siquiera un marco legal para la exploración de otros mundos, pero cuando lo haya, será un marco legal como el que tenemos aquí, creado por los mismos que lo han creado aquí. Es decir, no la mayoría, aunque digamos vivir en "demo-cracia".

Tener sentido crítico no es sólo estar en contra del pensamiento mágico, las seudociencias y el control social de las religiones, sino también ser crítico del uso -y abuso- de las ciencias con fines políticos y económicos contrarios a los intereses de las mayorías, es decir, de los trabajadores.

Por tanto, es muy posible que el anuncio de la NASA y el estreno de la película de Matt Damon no sea una mera casualidad, sino producto de una ingeniería de relaciones públicas y marketing. Porque la discursividad científica también tiene su retórica.


Fuentes y enlaces relacionados

1 The Martian and Nasa – a coincidence too good to be true?
http://www.theguardian.com/film/filmblog/2015/sep/28/nasa-water-found-on-mars-the-martian-movie-matt-damon-coincidence

2 Con Matt Damon en Marte
http://www.clarin.com/extrashow/cine/Matt_Damon-The_Martian-Mision_rescate-rodaje-Budapest-Korda-Ridley_Scott-Scholz_0_1439856427.html

3 NASA and 'The Martian': It Was Written in the Stars
http://www.newsweek.com/2015/10/02/why-nasa-faked-mars-landing-374214.html

4 THE MARTIAN’S ANDY WEIR IS ALL BUDDY-BUDDY WITH NASA
http://www.wired.com/2015/07/martians-andy-weir-buddy-buddy-nasa/

5 Andy Weir and his book ‘The Martian’ may have saved NASA and the entire space program
https://www.washingtonpost.com/blogs/achenblog/wp/2015/05/05/andy-weir-and-his-book-the-martian-may-have-saved-nasa-and-the-entire-space-program/

Space.com: 'The Martian' Movie and NASA: Full Coverage
http://www.space.com/30690-the-martian-movie-full-coverage.html

Sobre las imágenes
Video Vine de Reid Wiseman
https://vine.co/v/OAZLrlBjP3V

El actor Matt Damon en su rol de astronauta de NASA Marc Watney en "The Martian" en un breve video de la cuenta de Twitter de los productores de la película enlazando el anuncio de NASA con una parte de la película en la que el protagonista dice: "Sorpresa!".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Anillo astronómico

Anillo Astronómico
[ Únete | Listado | Al azar | <<> | Siguiente >> ]