Cosmonautas de la autopista, a la manera de los viajeros interplanetarios que observan de lejos el rápido envejecimiento de aquellos que siguen sometidos a las leyes del tiempo terrestre, ¿qué vamos a descubrir al entrar en un ritmo de camellos después de tantos viajes en avión, metro, tren? Julio Cortázar.
Desde Buenos Aires, Argentina

15/10/17 - DJ:

Cómic astronómico: Tomás y el cosmos

T.E.L: 6 min.

Desde septiembre, El Mostrador publica un cómic de divulgación de la astronomía en español.




El 7 de septiembre el sitio chileno El Mostrador anunció que desde el sábado siguiente se publicaría una tira cómica de divulgación de la astronomía realizada por el astrónomo italiano Angelo Adamo. En aquella nota se indicaba que la gestión de esta publicación ha sido posible gracias al Instituto Milenio de Astrofísica (MAS), dirigido por la también astrónoma Manuela Zoccali, y el financiamiento de la Iniciativa Científica Milenio.

De aquella nota extraigo algunos párrafos:
En sus historietas, Adamo explica de forma simple a los lectores la física de los astros, a través de ejemplos simples, como la colilla de un cigarrillo o la práctica del patinaje, pero además incluye fórmulas para desafiar la inteligencia del lector.

"En este caso entonces decidí intentar una propuesta que requiere una participación activa más que pasiva: por ejemplo, espero que algunos de mis lectores decidan ponerse en juego e intentar, junto a Tomás, algunos cálculos simple con lápiz, papel y calculadora", explica.

"Quise demostrar que confío en la inteligencia del lector, y quiero invitarlo a hacer un pequeño esfuerzo, para así descubrir que es posible exigirse un poco más, y descubrir que puede entender más de lo que él mismo sospechaba", afirma.

Para Zoccali el objetivo es "que la gente común, y en particular los adolescentes, entienda que la leyes físicas que explican las propiedades de los objetos celestes no son el resultado de magia negra, accesible solamente a pocos expertos, sino que pueden ser entendidas, o por lo menos intuidas, por cualquiera, porque algo parecido ocurre en la vida real".

Invito a los lectores a leer la nota introductoria completa para saber más sobre el autor y la iniciativa.

UN ANÁLISIS
Desde entonces se publicaron 6 tiras con las siguientes temáticas:
1-Velocidad de escape
2-Agujeros negros ¿Puede escapar la luz?
3-Perros en órbita: por qué los planetas son esféricos
4-El sol que fuma: diferencia entre planetas interiores y exteriores
5-La presión de la gravedad
6-Equilibrio hidrostático

En primer lugar, lo subjetivo: no soy un jovencito, público que parece ser el objetivo principal (aunque no único) de la tira y por tanto no sé con qué criterios se evalúan las tiras. En lo personal no me resultan muy atractivos los dibujos, pero más allá del estilo del trazo creo que lo que falta es el color. En un cómic el color es importante. Notarán los lectores que sí hay color en el título inicial de la tira y con el color se "dice" algo: las letras MAS están coloreadas, no el resto. Evidentemente que es por la participación del MAS, el Instituto Milenio de Astrofísica.

La tira tiene dos personajes protagonistas: Tomás, el alumno, y el profesor, de nombre desconocido hasta ahora. El profesor es algo excéntrico o, para decirlo de otro modo, usa analogías algo heterodoxas, como encender un cigarrillo, a pesar de que su vestuario es todo lo contrario, más bien ortodoxo, con su moño y su traje.


Ya en la primera tira Adamo usa algunas fórmulas para la velocidad de escape. No tengo problemas con que se usen fórmulas en el sentido indicado en la nota introductoria. Sin embargo, el uso de tales fórmulas implica suposiciones sobre el nivel de conocimiento del público al que se quiere llegar.


Me parece muy bien alentar a que los lectores hagan cálculos, pero desgraciadamente la realidad muestra no sólo apatía, sino desconocimiento básico, por lo que yo no partiría de tantos supuestos. Es justamente por eso que hace falta divulgación, es decir, contar las cosas de otro modo, más atractivo y menos repulsivo para los "alumnos lectores".

En la quinta tira "Dolor, molestia, calor, hedor, presión" se usa ρ, la letra ro (rho) del alfabeto griego, que es muy parecida a una P.
Los científicos están acostumbrados a esto, y con alguna aclaración podría superarse la ambigüedad, pero sin aclaraciones podría resultar confuso.

Por otro lado, el cómic en forma de revista requiere contar una historia, mientras que en la forma de tiras que se publican en diarios o revistas a cierta frecuencia suelen estar asociadas al chiste o reflexión, aunque también en varios casos cuentan una historia que continúa de número en número, como ocurre con Altuna en Clarín. En las primeras dos tiras de Tomás hay algo de "chascarrillo" en el final, pero luego eso desapareció.

Un ejemplo de "chascarrillo" o chiste en el final de la primera entrega. Raro el mapa dibujado...

Conclusión
Es apresurado sacar conclusiones. Todo proyecto se construye en un proceso y es de esperar que estas seis viñetas sean sólo el comienzo. El proyecto está justificado en la necesidad de transmitir el conocimiento de diferentes modos, más atractivos a otros públicos. Cabría entonces elegir métodos diferentes de los tradicionales. En la tira hay algunos elementos distintos, de hecho la propia historieta es ya un modo diferente, pero no tanto en cuanto que hay un profesor, alumnos, en un contexto educativo en el que los alumnos escuchan y el profesor imparte.
Usa el pizarrón y escribe fórmulas dando por sentado que saben despejarlas y comprenderlas por el conocimiento en matemática obtenido en otra materia con otro profesor. Es decir, la tira repite lo que ocurre en el ámbito escolar. Si tal contexto fuera suficientemente bueno, no haría falta la divulgación.


Está muy bien no menospreciar a los lectores, pero cabría definir mejor entonces cuál es el público al que se dirige. Si se busca llegar a una audiencia que tiene algunos conocimientos básicos en matemática, pero con muchos problemas, incluso en cuestiones sencillas como despejar una ecuación, transformar unidades de medida, etc, entonces habría que ayudar a que eso se pueda comprender.
Quizás habría que buscar que primero se entienda el concepto y luego, quizás en la tira siguiente pasar el concepto teórico a números y ecuaciones, ayudando en ese proceso.

Se me ocurren algunas sugerencias, manteniendo lo esencial: que profesores y alumnos salgan del aula; que los alumnos planteen preguntas; que se aborde algún tema a partir de una noticia reciente como un descubrimiento.

Por ejemplo: si alguien pregunta por qué no se apunta el Telescopio Hubble a la Luna para buscar la bandera de USA o el buggy que llevaron en las misiones Apolo, cabría responder que no tiene sentido porque la resolución del aparato no permitiría "resolver" objetos de tal tamaño a la distancia dada. Esto se puede explicar primero con ejemplos de la vida cotidiana, sin usar fórmulas. Y luego sí, pasar a los números para que quede en claro la escala de la que estamos hablando, en particular para comparar por qué sí el Hubble puede resolver galaxias (a muchísima mayor distancia, pero también muchísimo más grandes). El concepto de tamaño angular en astronomía es muy usado.

Si las escenas transcurren en un colegio secundario y el protagonista es un alumno de entre 13 y 18 años, cabría esperar que tenga novia, que le guste una chica o al menos una compañera que sepa tanto o más que Tomás. En la segunda tira aparece una chica y en un cuadrito de la viñeta se los ve de la mano. La mayor participación de la niña podría ser interesante.

Lo que creo que se suele buscar en un cómic es fantasía y no creo que sea muy interesante fantasear con el colegio. Quizás alumnos y profesor deben emprender un viaje.

El agregado de color creo que puede sumar a hacer la tira más atractiva. Quizás el blanco y negro sea parte del estilo con el que Adamo se siente cómodo. Algunos ilustradores delegan en coloristas para pintar sus obras.

En cualquier caso, es valiosa la iniciativa y espero que tenga continuidad. Como con cualquier otra cosa, cabría evaluar si estas iniciativas cumplen con los objetivos, a largo plazo.
Más allá de las potencialidades de la tira hacia el público general, creo que puede ser fuente de inspiración para profesores de la escuela media y material de apoyo en materias como física.

Finalmente, no es menor mencionar la poca cantidad de recursos en español de esta índole, a pesar de que en los últimos años aumentó la divulgación científica en general y de la astronomía en particular. Obras de teatro, youtubers, programas de TV, blogs, libros colaboran con el objetivo de llegar a diferentes públicos con distintas predisposiciones y conocimientos. El cómic es un género que ayer y hoy atrae a audiencias ávidas de historias.
Bienvenido entonces a Tomás y Adamo al mundo de la divulgación de la astronomía en español.

Nota: las viñetas se pueden leer accediendo al sitio de El Mostrador, sección cultura. Los días sábados, cuando se publica, hay un enlace en la página inicial (home). Una forma fácil de acceder en cualquier momento es a través del tag del autor: http://www.elmostrador.cl/autor/angeloadamo/

Fuentes y enlaces relacionados
El cigarrillo y la chica en patines para explicar las leyes de la física: llega el comic sobre ciencia para grandes y chicos
http://www.elmostrador.cl/cultura/2017/09/07/el-cigarrillo-y-la-chica-en-patines-para-explicar-las-leyes-de-la-fisica-llega-el-comic-sobre-ciencia-para-grandes-y-chicos/

Instituto Milenio de Astrofísica
http://www.astrofisicamas.cl/


Sobre las imágenes
Las imágenes son extractos de la tira online y los créditos corresponden a Adamo/El Mostrador.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Anillo astronómico

Anillo Astronómico
[ Únete | Listado | Al azar | <<> | Siguiente >> ]