Cosmonautas de la autopista, a la manera de los viajeros interplanetarios que observan de lejos el rápido envejecimiento de aquellos que siguen sometidos a las leyes del tiempo terrestre, ¿qué vamos a descubrir al entrar en un ritmo de camellos después de tantos viajes en avión, metro, tren? Julio Cortázar.
Desde Buenos Aires, Argentina

22/11/17 - DJ:

La flexibilización ambiental

T.E.L: 3 min.

Sobre la ofensiva oficial de flexibilizar la Ley de Glaciares a favor de los pulpos mineros.



La defensa del medioambiente NO es una cuestión de "amor a la naturaleza". No se trata de salvar a los glaciares. Los glaciares y periglaciares son agua, moléculas de oxígeno e hidrógeno y partículas. No tienen vida, no tienen células, no piensan, no tienen hijos ni sueños. De lo que sí se trata es de tener "amor a la Humanidad" que necesita de los glaciares, porque necesitamos el agua para vivir. No es una proclama "hippie", es un derecho, una cuestión científica y pragmática.

Así como existe el pragmatismo a través del cual se reclama y acciona para defender derechos de las personas a vivir, a vivir dignamente, también hay otro pragmatismo: el económico, por el cual, los dueños de las empresas -que por definición no son trabajadores, es decir, no producen nada- se quieren quedar con lo que producen los trabajadores, llevándose por delante cualquier derecho humano.

La Ley de Glaciares pudo concretarse a pesar de los esfuerzos para que no ocurriera por parte del gobierno anterior. El Gobierno actual -que se compara permanentemente con el previo para diferenciarse- no hace algo diferente. Defiende, como otrora, los intereses de los empresarios.

Organizaciones ambientalistas y partidos políticos se opondrán al cambio de la ley. El Gobierno, desde el Presidente pasando por su payasesco Ministro de Ambiente avanzarán gracias a acuerdos con gobernadores, entre ellos Gioja -representante del partido político del cual el Poder Ejecutivo Nacional dice ser su contracara.

Glaciares y periglaciares son un recurso hídrico indispensable. Con el cuento de que la Ley es ambigua y bajo la excusa de que la minería genera puestos de trabajo (la prostitución, la venta de armas y narcóticos, también), el Gobierno puede doblegar el interés humano, a favor de los intereses económicos de las grandes empresas mineras.

Se trata, por tanto, de una cuestión política y científica, pero no partidaria. Incluso quienes apoyen o hayan votado al Gobierno debieran concientizarse de la tropelía que se está tejiendo, no en contra del agua, sino en desmedro de las personas.

Para que este atropello no se concrete, es necesario que la población se movilice masivamente sin demoras. Y resulta particularmente importante que se pronuncien los científicos en general y, particularmente, los que investigan sobre el tema.

Llevar adelante un proyecto que, por dinero para los que ya son ricos, pondrá en peligro un recurso vital para la población es "inhabilidad moral" y la más flagrante corrupción comparable al delito de homicidio.

En este tema no hay "Corea del centro" que valga. Se trata de la defensa a ultranza de los recursos naturales, no por amor al agua, sino por el bien de la población humana que habita el suelo nacional. Lo contrario es similar a la traición a la patria, que bien merece la prisión preventiva. Y peor aún, traición a los intereses humanos, más allá de la nacionalidad.

No está en juego "La República", sino la población. A favor de los intereses corporativos, se coacciona a la ciudadanía con la excusa de creación de puestos laborales. El trabajo es un derecho humano y una obligación del Estado de proveerlo o generar las condiciones para su creación, pero no a costa de la salud y calidad de vida. Si de verdad importan los puestos de trabajo, sería bueno que actuaran en consecuencia respecto de la pérdida laboral que se viene sufriendo en amplios sectores.
Mientras se congelan salarios -con la nefasta complicidad de la mafia sindical- los dueños de las grandes mineras hacen fuerte lobby para descongelar el agua dulce mediante la flexibilización de una ley, que como la Ley de Bosques, ha costado mucho. A estos pulpos es difícil torcerles el brazo, porque tienen muchos y poderosos.

Desde aquí planto mi bandera: ¡En defensa de los recursos naturales, flora y fauna, necesarios para la vida humana! ¡En defensa de las personas y en contra de toda corrupción de los intereses humanos como la destrucción y contaminación de los glaciares!


Fuentes y enlaces relacionados
La Nación: El Gobierno busca modificar la ley de glaciares para favorecer la minería
http://www.lanacion.com.ar/2082358-el-gobierno-busca-modificar-la-ley-de-glaciares-para-favorecer-la-mineria

Clarín: Alerta por la ley de glaciares
https://www.clarin.com/opinion/alerta-ley-glaciares_0_rJCe8Do1G.html

Enernews: Glaciares: Fuerte rechazo verde al plan de Macri. Taillant: Periglaciares en paz
http://www.enernews.com/nota/312455/glaciares-y-mineria-fuerte-rechazo-ambientalista-al-plan-de-macri

Inventario Nacional de Glaciares
http://www.glaciaresargentinos.gob.ar/

Sobre las imágenes
Glaciar Upsala. © Greenpeace / Mariana Díaz vaccaro

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Anillo astronómico

Anillo Astronómico
[ Únete | Listado | Al azar | <<> | Siguiente >> ]