Cosmonautas de la autopista, a la manera de los viajeros interplanetarios que observan de lejos el rápido envejecimiento de aquellos que siguen sometidos a las leyes del tiempo terrestre, ¿qué vamos a descubrir al entrar en un ritmo de camellos después de tantos viajes en avión, metro, tren? Julio Cortázar.
Desde Buenos Aires, Argentina

20/1/18 - DJ:

Esclavos de la astrología

T.E.L: 9 min.

Prejuicios y estereotipos son una forma de encadenarnos a los mandatos sociales. Como dice la física colombiana Alexandra Olaya, son "agujeros negros sociales".




El licenciado en psicología de la UBA, Diego Samara, escribió en su blog sobre mandatos sociales. Cito:
Basándose en parámetros de inclusión- exclusión, se va definiendo lo aceptado como lo normal, lo conocido, y lo que queda por fuera como lo extraño, lo anormal.
De esta manera, ante la necesidad de ser reconocido, de no ser rechazado por una familia, grupo o institución, por ese proceso de filtro se incorporan ciertos mandatos sociales sin ser procesados por la singularidad, confundiendo la demanda social, “el deber ser” con el propio deseo, “el querer ser”.

Nótese que algunas personas "desean ser" de...Cáncer o Leo o Escorpio, bajo el supuesto de que las personas de ese "grupo" son de cierta manera. Del deber ser al querer ser.

Cito un párrafo más:
La responsabilidad se pone en evidencia en casos donde dos hermanos de la misma edad reaccionan de distinta manera frente a un padre autoritario, uno se revela derramando explicaciones, en cambio el otro es sumiso ante su imponente presencia. Dos posiciones distintas frente a una misma situación. El primero cuestiona en el intento de cambiar las tradiciones, en el segundo continúa con la automática repetición de esas marcas( mandatos, obediencia) que conserva más de lo mismo.

Si lo analizamos, el psicólogo relaciona prejuicios con autoritarismo y la aceptación de esos prejuicios con una actitud sumisa.
De allí que se pueda decir, en un sentido, que los prejuicios astrológicos generan "esclavos de la astrología".

ESCLAVOS DE LOS PREJUICIOS
Confieso que el título de esta nota se me ocurrió en comparación con una serie de TV actual llamada "Esclavos de la cienciología". Sin embargo, tratar a alguien como "esclavo" es bastante despectivo. Por eso, creo conveniente una aclaración necesaria: Todos, en diferente medida, somos "esclavos" de ciertas costumbres o tradiciones: la gran dificultad en dejar un hábito adictivo nocivo, como fumar o beber alcohol en demasía; trastornos obsesivos compulsivos. Otros casos, menos graves, pero similares en lo básico son: armar el arbolito de navidad el 8 de diciembre sí o sí (por tradición, porque si no se hace "queda mal", porque se supone que ese es el "deber ser"); saludar a todas y cada una de las personas presentes en un lugar cuando se ingresa, en vez de realizar un único saludo general, por ejemplo; dejar pasar primero por una puerta a una mujer, en cualquier circunstancia; etc.
En estos segundos ejemplos lo que hay de similitud es que estas conductas no se hacen porque sean realmente necesarias, sino para quedar bien con un supuesto "deber ser", sin cuestionárselo.
Aunque algunas personas hoy no hagan nada similar, seguro que sí lo hicieron en el pasado. Por tanto, esto es algo que se puede cambiar, en tanto se haga consciente.

Uso, entonces, la palabra "esclavos" no en la acepción principal, ni como forma despectiva, sino como descripción de conductas que se hacen "porque se supone que así debe ser o que así es", aunque no sea de tal manera.
Antes de continuar es importante una distinción sobre el encasillamiento.

CLASIFICAR, ESA TENTACIÓN
Clasificar y por tanto etiquetar o encasillar, no es algo "malo" en sí mismo. Cuando decimos que los gatos son mamíferos los clasificamos, etiquetamos o encasillamos. Cuando decimos que las rubias tienen el pelo amarillo, también. En ninguno de estos casos diríamos que está mal, porque la clasificación es verdadera o, para decirlo de otro modo, la etiqueta es coherente con la realidad.
El problema es cuando eso no es así. Decir que las rubias son tontas es etiquetar a todas las mujeres rubias bajo la consideración de que todas son iguales, y al mismo tiempo, dejando de lado que las morochas o pelirrojas o los hombres de cualquier color de pelo, también podemos ser tontos en algún caso. Además de un sesgo en contra de un sector, es una idea falsa que presupone que la "tontera" está vinculada al color de pelo, lo que es científicamente falso. Por eso, es una mala clasificación.

ESTEREOTIPO Y PREJUICIO
De la página del Museo de la Memoria y Tolerancia (México) tomo este párrafo:
Los estereotipos son construcciones sociales que adquirimos y asimilamos, asumiéndolas como válidas; suelen transmitirse socialmente por generaciones y nos llevan a hacer afirmaciones generales, ya sean positivas, negativas o incluso neutras, sobre el grupo estereotipado.Los estereotipos suelen generar prejuicios, ya que inducen a prejuzgar, es decir, a emitir un juicio sin tener la suficiente información que lo sustente.

En este sentido, los estereotipos son ideas generalizadas o generalizaciones y los prejuicios son pensamientos y conductas basadas en información insuficiente o falsa. Ejemplo: Estereotipo: Las personas de pelo largo se drogan. Prejuicio: Esta persona tiene pelo largo, por lo tanto, se droga.

La relación entre una cosa y otra es básicamente la misma: es una conclusión inválida. Que algunas personas de pelo largo se droguen no significa que lo hagan todas las de pelo largo y sólo las de pelo largo. Llegamos a conclusiones inválidas permanentemente en la vida cotidiana. Es más bien inevitable. Lo que sí se puede evitar es convertir esa idea primera o aparente en una idea fuerte. Como ya sabemos que es más fácil equivocarse que tener razón, entonces, frente a una idea así, nos podemos decir: "quizás no sea de ese modo".

No encontré una fuente que acredite un texto específico en el que aparezca este texto por parte de Einstein, aunque se atribuye al físico alemán la cita.

LA ASTROLOGÍA ES UN CONJUNTO DE PREJUICIOS Y ESTEREOTIPOS
Muchos astrólogos no se ruborizan en señalar que la astrología está basada en "arquetipos", incluso le dan un vuelo "profesional o académico" al relacionar el término con cierta teoría psicológica. Pero "arquetipo" no es otra cosa que estereotipos, que en definitiva es una forma de clasificación. El problema es que es una clasificación inválida.
Daré un ejemplo de conclusión inválida:
Supongamos que se hace una encuesta que arroja este resultado: en las escuelas privadas hay una mayor cantidad de niños con obesidad que en las escuelas públicas; y en las públicas hay un mayor número de niños con falta de alimentación que en las privadas.

Una conclusión inválida con esos datos es la siguiente: Para que los niños con obesidad dejen de ser obesos, hay que mandarlos a la escuela pública.

Es una conclusión inválida porque no se sigue esta conclusión de los datos dados.
Es posible (seguimos con el ejemplo ficticio) que los niños obesos coman más porque sus padres tienen mayor poder económico y les dan todos los gustos. Coincidentemente, al tener mayor poder económico es posible enviar al chico a un colegio privado. Pero la causa de la obesidad será el hábito alimenticio, no el tipo de colegio al que va el niño.
Dos variables que parecen relacionadas pueden estarlo, pero de forma secundaria, de forma primaria, o no estar relacionadas.

Otro ejemplo:
Antes mencioné a la física colombiana Alexandra Olaya: ganó un premio internacional en 2016. En una charla en video cuenta que durante 44 años, ese premio se entregó sólo a hombres. ¿Será porque sólo los hombres lo merecían? Quizás sí, pero también es posible que:
1-Las mujeres tuvieran vedados ciertos puestos de investigación que les impidiera llegar a tales puestos, bajo el prejuicio de que las mujeres no eran igual de capaces que los hombres.
2-Las mujeres investigadoras, que sí lograron el puesto, no fueran tenidas en cuenta por el mismo prejuicio anterior.

De repente, en la última década, el premio lo ganaron cinco mujeres. ¿Aumentó radicalmente la capacidad de las mujeres o cambió el criterio de los jueces?

https://youtu.be/t2GxMJDsl6Q

La astrología viene de la antigüedad. Sabemos que entonces se relacionaron los fenómenos naturales con dioses. Hoy sabemos que no hace falta apelar a Zeus para explicar los rayos. Es entendible eso en el pasado, en tanto no tenían forma de explicar las cosas de otro modo.
Así seguramente se relacionaron objetos astronómicos visibles a simple vista (como los planetas, el sol y la luna) con hechos humanos como guerras o nacimientos.
Desde el uso del telescopio, podríamos hacer lo mismo con una enorme variedad de objetos: cuando se inicia una guerra habrá algunos planetas visibles en el cielo, y también múltiples otros objetos astronómicos (nebulosas, galaxias, etc) visibles con instrumentos. También en esos momentos habrá semáforos encendidos o baldosas flojas. Que dos hechos ocurran simultáneamente no significa, necesariamente, que estén relacionados.

Si un hombre pisa una baldosa floja y en ese momento su mujer da a luz a una niña, ¿habrá alguna relación entre el pisar la baldosa y el sexo de la criatura? Decir que sí es descabellado.

La astrología dice eso: que el planeta Marte emite vaya uno a saber qué cosa, inmaterial, que influye a las personas recién nacidas en la formación de su personalidad.

La personalidad puede tener algún componente hereditario, pero es básicamente social. La personalidad se puede explicar. La astrología no explica nada, estipula un "deber ser" sin fundamento. Es sólo prejuicio y estereotipos.

Paradójicamente, personas que están claramente en contra de prejuicios xenófobos, machistas, racistas, etc, consideran al mismo tiempo que la astrología es "cool y trendy". Que sea una moda no lo hace aceptable, porque es falso.

La personalidad y conducta y comportamiento humano no depende de la posición de los planetas, luna y sol en el cielo. Podemos pensar a los planetas como montañas gigantes. ¿Las montañas influyen en nuestra personalidad? ¿Hay "gente de Aconcagua"?

LA MODA JUSTIFICATORIA Y EL SESGO DE GÉNERO Y EL "HUMOR"
Algunos artículos sobre astrología publicados recientemente parecen justificar el nuevo auge de esta seudociencia en que es una moda. Sin embargo, géneros musicales como la cumbia fueron masivos o populares, pero sólo se los consideró "moda" cuando esa música tuvo aceptación en ciertos sectores sociales. Hay modas "cool" y otras que no, aparentemente. A las primeras se les dice "tendencia".
En EE.UU. casi 60 millones de personas votaron a Trump. Ser xenófobo y racista parece que sigue siendo "cool" y "trendy". Con una diferencia, al menos en ese caso, otros 60 millones de personas votaron a otro candidato, es decir, hubo una cantidad muy pareja de personas a favor que de personas en contra de Trump. Con la astrología ocurre algo distinto en ese punto: hay un auge de los que están a favor, no de los que están en contra.

Como consecuencia: sólo en lo que va del mes de enero de 2018 y sólo considerando los portales de noticias más importantes de Capital Federal se publicaron 12 artículos sobre astrología. Si se cuenta al diario El País de España habría que agregar dos, con la siguiente consideración: de esos 14, sólo 1 es mínimamente crítico. Del resto: dos son artículos de la sección Entremujeres de Clarin.com; dos de la revista femenina Ohlalá; dos de la sección Rouge de Perfil.com; uno de la revista femenina Para Tí (en Infobae); el otro artículo de El País se publicó en la sección femenina S Moda. Otro es un artículo escrito por una mujer en relación a otra nota publicada en The Atlantic, también escrita por una mujer. Estos datos refuerzan otros obtenidos y comentados en este blog previamente respecto de un sesgo de género en la astrología, lo que nos podría llevar a pensar que son prejuicios dentro de prejuicios.
Otro tipo de justificación en algunos artículos se puede sintetizar así: los seres humanos somos seres "narrativos", necesitamos historias que nos den seguridad y satisfacción...aunque sean historias falsas o de ficción.
Si unimos las dos anotaciones previas, es posible que el desarrollo cultural (no sólo en Occidente) ha llevado a la presunción de que las mujeres necesitan mayores o diferentes seguridades que los hombres, que no pueden manejar la incertidumbre. Tradicionalmente se asoció las finanzas y negocios con los hombres más que con las mujeres y en la prensa económica no se publican horóscopos.
¿Será acaso porque las mujeres pueden quedar embarazadas? Sin embargo, las astrónomas -que en muchos casos son también madres- a pesar de sus incertidumbres o inseguridades no consultan a los astrólogos. Y muchas otras mujeres (de ciencia o no), tampoco lo hacen y pueden lidiar con los vaivenes de la vida y la maternidad. La astrología no es necesaria.

En el artículo de The Atlantic se afirma que los aficionados a la astrología están seguros de que es un discurso ficticio, sin valor descriptivo ni predictivo del siguiente modo: La astrología es falsa, pero los de tauro son distintos que los de géminis. Es como decir "es falso y no me lo tomo en serio; pero me gusta creerlo totalmente".
Es como decir: "Yo no soy racista, pero odio a los negros" [NOTA: Cualquier coincidencia con la realidad NO es pura coincidencia].
Es una síntesis perfecta de los tiempos líquidos de la modernidad, pero no es algo nuevo, como seguramente lo notarían Sócrates y Aristarco.
También en ese artículo se intenta justificar la astrología en que es un meme, por tanto no es algo que se lo tome en serio. Para explicar eso, en el artículo se usaron más de 3500 palabras. Al menos ese artículo no es un meme.

CONCLUSIÓN
Darle lugar al discurso astrológico (al igual que ocurre con otras "mancias") es dejarse dominar por los estereotipos y prejuicios, originados en coincidencias notadas en la antigüedad y que sólo eran eso, coincidencias, como el pisar de la baldosa.
Con internet en general y las redes sociales más recientemente, el discurso prejuicioso de la astrología se revitalizó. Es lógico tener incertidumbres sobre el futuro. Tenemos que aprender a lidiar con las incertidumbres en forma adulta.
La astrología no sirve para nada. Para nada bueno. Sirve sólo para fomentar prejuicios.
Si alguien se da cuenta de que fue "atrapado/a por ese agujero negro del prejuicio social", como diría la física Olaya, es hora de ponerse a pensar en qué medida los postulados astrológicos están basados en datos de la realidad. Invito a tales personas a dar ese primer gran salto de romper con un mandato social, una costumbre fuertemente enraizada, naturalizada, enquistada. A quienes lo logren, los invito a hacer lo mismo, es decir, darle circulación a este otro discurso, para "liberar" -como en la caverna de Platón- a los demás.

Fuentes y enlaces relacionados
De los mandatos sociales al propio deseo
https://diegosamarapsi.blogspot.com.ar/p/de-los-mandatos-sociales-al-propio.html

ESTEREOTIPO Y PREJUICIO
http://www.myt.org.mx/tolerancia/estereotipo-y-prejuicio.html

El poder de la opción B para romper estereotipos. | Alexandra Olaya - Castro
https://www.youtube.com/watch?v=t2GxMJDsl6Q

The Atlantic: The new age of astrology
https://www.theatlantic.com/health/archive/2018/01/the-new-age-of-astrology/550034/

Sobre las imágenes
Ilustración de Amanda Cass
https://www.redbubble.com/es/people/theartoflove/works/4290603-you-pull-my-heartstrings

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Anillo astronómico

Anillo Astronómico
[ Únete | Listado | Al azar | <<> | Siguiente >> ]