¡Bienvenid@s!

24/1/08 - DJ:

Estudio de las tormentas de Júpiter

Detallados análisis de dos tormentas del tamaño de un continente en la atmósfera de Júpiter en marzo de 2007 muestra que el calor interno del planeta juega un rol significativo en la generación de perturbaciones atmosféricas.
Tormentas en Júpiter

Un equipo internacional coordinado por Agustin Sánchez-Lavega de la Universidad del País Vasco presenta sus descubrimientos acerca del evento en la edición del 24 de enero de Nature.
El equipo monitoreó la erupción y su evolución con una resolución sin precedentes usando el Telescopio Espacial Hubble, el telescopio infrarrojo en Hawaii y telescopios en las Islas Canarias (España).
Una red de telescopios más pequeños alrededor del mundo también apoyaron las observaciones.

"Por fortuna, capturamos el inicio de la tormenta con el Hubble cuando se observaba Júpiter en apoyo a las observaciones que hacía la nave 'Nuevos Horizontes' en su sobrevuelo del rumbo al lejano Plutón. Vimos como la tormenta crecía rápidamente desde unos 400 kilómetros hasta más de 2.000 kilómetros en menos de 24 horas", explica Agustín Sánchez-Lavega.

De acuerdo con la investigación, las brillantes tormentas se forman en las nubes más profundas de agua del planeta ascendiendo vigorosamente e inyectando una mezcla de hielo de amoníaco y agua hasta más de 30 kilómetros por encima de las nubes visibles. Las tormentas se mueven con la máxima velocidad del jet, a más de 600 kilómetros por hora, perturbándolo y generando tras ellas una estela de turbulencia de nubes rojizas que circundan todo el planeta. Las imágenes infrarrojas muestran perfectamente los festones brillantes que forman las tormentas desparramándose a sotavento de la corriente en chorro.
La corriente en chorro permaneció prácticamente inmutable durante el desarrollo de la perturbación y al cesar ésta. Los modelos de ordenador que simulan el desarrollo del fenómeno, sugieren que la corriente en chorro se extiende en la atmósfera profunda de Júpiter, más de 100 km por debajo de las nubes visibles, a donde la energía solar no llega.
Este fenómeno y los dos observados en 1975 y 1990 muestran similitudes para las que los científicos aún no encuentran explicación, así, las tres erupciones han tenido lugar con una recurrencia de unos 15 a 17 años; las tormentas surgieron en el pico del jet, donde la velocidad es máxima y siempre han sido dos; y por último se movieron en todos los casos a la misma velocidad. Según señala Sánchez-Lavega, "si en el futuro somos capaces de resolver este rompecabezas, probablemente llegaremos a comprender los misterios que se encierran bajo las nubes de Júpiter".

Links relacionadosFuentes y links relacionados


*HubbleSite:Internal Heat Drives Jupiter's Giant Storm Eruption

*Diario Vasco:Investigadores de la UPV desvelan nuevos datos sobre la meteorología de Júpiter

*Nature 451, 437-440 (24 January 2008) | doi:10.1038/nature06533; Received 30 July 2007; Accepted 29 November 2007
Depth of a strong jovian jet from a planetary-scale disturbance driven by storms;
A. Sánchez-Lavega et al.

Crédito imágenesSobre las imágenes
Crédito:NASA, ESA, IRTF, and A. Sánchez-Lavega and R. Hueso (Universidad del País Vasco, Spain )



tags

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Anillo astronómico

Anillo Astronómico
[ Únete | Listado | Al azar | <<> | Siguiente >> ]