¡Bienvenid@s!

14/11/10 - DJ:

¿Se puede presentir el futuro?

T.E.L: 11 min. 42 seg.


Un estudio reciente parece indicar que la precognición es real. ¿Es así?
Precognición


La precognición es la supuesta capacidad de conocer hechos con anterioridad a que ocurran. Si la definición la dejásemos así, no tendría nada de extraordinario. Veamos por qué:
Un hombre se acerca a una puerta. Mete su mano derecha en el bolsillo derecho de su pantalón. Saca un juego de llaves. Elige una llave del puñado y comienza a acercar la llave a la cerradura de la puerta.
¿Qué ocurrirá a continuación?
Ud. lo sabe, incluso antes de que ocurra. Pero eso no es precognición, aunque para RAE se defina sólo como "conocimiento anterior", claramente la definición debe contener algo más.

Wikipedia, en cambio, agrega: "es la supuesta capacidad de conocer hechos con anterioridad a su acontecimiento e independencia de su situación espacial que no pueden ser deducidos a partir de información adquirida en el presente mediante los sentidos".

Y debajo señala: La existencia de este fenómeno es rechazada ampliamente por la comunidad científica.

El 11 de noviembre NewScientist publicó un artículo señalando un estudio que, aparentemente, apoyaría la hipótesis de la precognición y estaría bien hecho. El estudio fue realizado por Daryl Bem, de la Universidad Cornell.

Joachim I. Krueger, también profesor de psicología de la Universidad Brown, sin embargo, no cree en la precognición, tal como lo cuenta en su blog.

Hay dos aspectos a considerar, al menos, como importantes: el empírico y el teórico.
Vayamos al primero y veamos cómo se realizaron los experimentos y qué parecen indicar. Adelanto que para muchos esto puede resultar "aburrido" o tedioso, a pesar de que sólo voy a contar cómo se hicieron dos de los 9 experimentos realizados.

LA CUESTIÓN EMPÍRICA: LOS EXPERIMENTOS
Para esto tenemos que primero entender el término Priming.
El concepto de priming, inicialmente originado en el seno de la psicología cognitiva, se sustenta en un importante corpus teórico y de investigación que sugiere que la presentación de estímulos de cierto signo, favorece, vía enlace asociativo, otros conceptos semánticamente relacionados, aumentando así la probabilidad de activar pensamientos de significado semejante (Collins, Loftus; 1975).
Hay algunas variantes del efecto priming, pero por ahora lo dejamos de lado.

Experimento 1: detección precognitiva de estímulos eróticos.
Se reclutaron 50 hombres y 50 mujeres estudiantes de Cornell a través de un sistema online de la Universidad. Recibían por esto un crédito en un curso de psicología o $5. Antes de participar sabían que iba a tomar unos 20 minutos, se les harían un par de breves preguntas y luego, en cada parte del experimento, se les presentaban imágenes de dos cortinas (en una computadora). Una de las cortinas tenía una imagen detrás, la otra tenía una pared en blanco. La tarea consistía en pulsar con el mouse la cortina que "sentían" que tenía la imagen detrás. Lo hacían, la cortina se corría y mostraba si era la correcta. Había 36 pasos similares en el experimento.
Muchas de las imágenes contenían imágenes eróticas explícitas.

Los participantes firmaban un consentimiento y se relajaban durante tres minutos mirando una fotografía en lento movimiento de la noche estrellada tomada por Hubble con música new-age.
La hipótesis era que los participantes podrían "saber" la posición de la imagen erótica escondida con una frecuencia mayor al 50%.
40 de las sesiones comprendían 12 ejercicios con imágenes eróticas, 12 con imágenes negativas y 12 con imágenes neutrales. Las posiciones fueron elegidas aleatoriamente.
Las restantes 60 sesiones comprendían 18 imágenes eróticas y 18 imágenes no eróticas positivas.

Aunque esto puede parecer un intento por saber si existe la clarividencia, no lo es. Por la sencilla razón que, en realidad, las imágenes se ponían detrás de la imagen de la cortina LUEGO de la elección del participante. De allí que se trate de precognición.

Resultados: los participantes identificaron correctamente la futura posición de imágenes eróticas significativamente con más frecuencia que el 50% esperado, indica el paper. ¿70%, 80%, más? No. 53,1%.
Pero con t(99) = 2.51, p = .01, d = 0.25.
¿Qué son estos números? Digamos que mientras las pruebas de significancia estadística evalúan la fiabilidad de la relación entre dos variables, el tamaño de efecto evalúa la fuerza de la relación como forma de calcular el poder estadístico.
El tamaño de efecto, d, se mide como la diferencia estándar entre dos medias.
En este caso, d=.25 (el valor va de 0 a 1), cuando uno supone que tendría que ser cero.
Es un valor bajo, pero no poco significativo. Como señala Melissa Burkley en su blog otros estudios en psicología y otras ciencias poseen resultados similares y señala el efecto de la aspirina en la prevención de ataques cardíacos como ejemplo.
Otro post, escrito por Daniel R. Hawes explica grosso modo qué significan estos números, pero sería ya demasiado extenso ahondar en esto.

Bem fue más allá, teniendo en cuenta estudios anteriores relacionados con la extroversión y el aburrimiento. Podríamos decirlo así: si tuviéramos que elegir una de dos cartas para "adivinar" cuál es el comodín, es posible que "tengamos ganas" de hacerlo, unas pocas veces, pero luego nos resultará aburrido y "no pondremos empeño". Como si de eso dependiera...
La cuestión es que el investigador realizó una escala que aplicó a los participantes de acuerdo a dos preguntas simples: "Me aburro fácilmente" y "Suelo disfrutar películas que he visto antes". Los participantes debían decir si estas afirmaciones eran verdaderas o falsas para ellos, de acuerdo a una escala que iba desde lo muy verdadero a lo muy falso.

Teniendo en cuenta esto, encuentra una correlación entre los que tenían un puntaje por sobre la media de esa escala (los que se aburrían menos). En esos casos, identificaban correctamente la imagen erótica en un 57,6%, d=0.7. En cambio, entre los participantes "bajos de estímulo" el resultado fue de 49,9%.

Dilbert


Experimento 2
150 estudiantes de Cornell, 107 mujeres, 43 hombres. En este caso se presenta una imagen y su reflejo, una al lado de la otra, y se le pregunta al participante cuál le gusta más. La computadora luego muestra una imagen enmascarada en la pantalla.

Como en el caso anterior hubo 3 minutos de relajación, seguidos de 36 ejercicios en los que se presentaron imágenes neutras al lado de las mismas imágenes reflejadas, lado a lado. Los participantes debían pulsar una de dos teclas del teclado para indicar cuál imagen neutral le gustaba más. Usando el sistema Araneus la computadora LUEGO designaba una de las dos imágenes como objetivo y luego mostraba en forma de flash, subliminalmente, en la pantalla tres veces una positiva. Si el participante no había elegido la imagen objetivo, se mostraba, subliminalmente tres veces en la pantalla, una imagen altamente negativa. Si el participante había elegido la imagen objetivo, ocurría lo mismo con una imagen positiva.
Las imágenes objetivos se mostraban durante 33 milisegundos seguida inmediatamente de un estímulo enmascarado por 167 ms.
Una imagen de Hubble aparecía en la pantalla durante 3000 ms antes del siguiente ejercicio.
La hipótesis era que los participantes preferirían más frencuentemente que el 50% la imagen objetivo que la otra.
Para las primeras 100 sesiones el flash positivo y negativo se seleccionaron independientemente en forma aleatoria. Para las subsiguientes 50 las imágenes negativas se pusieron en una secuencia fija, en un rango que iba desde aquellas que fueron exitosamente evitadas más frecuentemente durante las primeras 100 sesiones hasta las que fueron menos evitadas.
Si el participante elegía el objetivo, la imagen positiva era mostrada subliminalmente como antes, pero la negativa se retenía para el siguiente ejercicio. Si el participante elegía la imagen no-objetivo la imagen negativa se mostraba y las siguientes imágenes negativa y positiva se usaban para el siguiente ejercicio. En otras palabras, ninguna imagen se expuso más de una vez, pero una imagen negativa exitosamente evitada era retenida a lo largo de los ejercicios hasta que eventualmente era invocada por el participante y expuesta subliminalmente.
La hipótesis detrás de esta variante en el estudio era que el efecto psi podría ser más fuerte si el estímulo negativo más exitosamente evitado se usaba repetidamente hasta que fuera invocado.

Los resultados de las 50 sesiones no difieren significativamente de las primeras 100, así que las 150 se combinaron para análisis.
A diferencia del primer experimento se usaron cuatro tipos de análisis. Los dos primeros son los familiares como en el caso anterior. El tercero usó un índice alternativo que corrige las frecuencias desiguales entre posiciones derecha/izquierda en cada sesión. El resultado de una sesión puede ser representado por una tabla de 2x2:
Figura 1


La primera columna es "El objetivo está a la izquierda" y la otra es "El objetivo está a la derecha".
La primera fila es la elección del participante de la imagen izquierda y la otra fila la elección de la derecha.
En A y en D hay coincidencia (éxito, hit) y en B y D no.
La tasa convencional de hits sería hits/pruebas o (A+D)/(A+B+C+D), pero si existe un sesgo en la distribución de las posiciones, es decir si (A + C) != (B + D), no se reflejará necesariamente una performance.
Por ejemplo, el RNG pone una mayoría de los objetivos a la izquierda y el participante también suele favorecer las imágenes a la izquierda y habría una inflación artificiosa.
Un índice que automáticamente corrige esto es el coeficiente phi.
La hipótesis aquí es que phi sería significativamente mayor que 0.

Hay un cuarto análisis realizado con una base empírica computada con 149 sesiones de control virtual.

Resultados:
Tabla 2


Y más:
En el paper se describen un total de 9 experimentos. El trabajo tiene 61 páginas y sería ya demasiado extenso explicar cada uno.
La tabla 7 del trabajo es un resumen de los resultados de los 9 experimentos:
Tabla 7


Como podemos ver debajo el tamaño de efecto promedio es d=0.22.

La aleatoriedad
Dije que las imágenes aparecían en los experimentos de manera aleatoria. Si usamos un software para generar números aleatorios, serán en realidad pseudo-aleatorios.

En contraste, se pueden usar generadores de números aleatorios basados en procesos físicos, como el decaimiento radioactivo.

Los experimentos realizados para este estudio usaron un sistema basado en hardware llamado Araneus Alea I y, según indica el autor, pasó las famosas pruebas diehard de Marsaglia.

Estrategia de investigación
Dice el autor que el objetivo fue desarrollar demostraciones bien controladas que puedan ser replicadas, diseñando experimentos y usando procedimientos estadísticos que fueran simples y transparentes. La herramienta estadística principal para evaluar los resultados fue el t-test, pero como esas pruebas asumen que los datos están normalmente distribuidos, se usó también distribución binominal.
El autor señala que aunque es posible usar técnicas estadísticas más sofisticadas que las utilizadas aquí, no lo hizo deliberadamente porque tienen "el perverso efecto" de debilitar la confianza en los hallazgos en el lector típico.
Si uno posee una baja probabilidad Bayesiana a priori acerca de la existencia de psi, es más lógico creer en una falla desconocida o defecto en el análisis, por lo que considera que la simplicidad y familiaridad con los procedimientos son esenciales herramientas de persuasión.

El autor es precavido al señalar los problemas concernientes a la replicación de este tipo de experimentos y del rol del experimentador, así como su posible influencia.

LA CUESTIÓN TEÓRICA
Luego habla de la psicología Psi. Señala que es no ilógico suponer que podría haber sido adquirida con la evolución al conferir ventajas de supervivencia y reproducción en las especies. Por ejemplo, la habilidad de anticipar y, por lo tanto, evitar peligros confiere una ventaja evolutiva que sería reforzada por la habilidad precognitiva. De allí el experimento 2. Similarmente, la posibilidad de una habilidad precognitiva para anticipar oportunidades sexuales o de reproducción motivó el experimento 1.

Psi y física
El autor señala que quienes hayan seguido los desarrollos de la física moderna sabrán que muchas características del fenómeno cuántico son incompatibles con la física de la vida diaria. Muchos investigadores psi creen que existen suficientes paralelos entre esos fenómenos y las características psi.

Habla del entrelazamiento cuántico y de la incidencia del experimentador, pero también indica que hipótesis cuánticas sobre psi sirven más como metáforas que como modelos y los investigadores con más conocimiento en física son más directos, al decir que ambas cosas no tienen nada que ver.

El problema del tiempo y la causalidad
Aunque seamos escépticos sobre la telepatía y clarividencia, es posible al menos imaginar posibles mecanismos para esos fenómenos, como las transmisiones de señales electromagnéticas entre cerebros (no apoyado esto por los experimentos). Otras posibles explicaciones se han buscado en la supuesta habilidad de ciertos pájaros de migrar por lugares desconocidos, incluso de noche. Se ha señalado que es posible que posean cierta sensibilidad al campo magnético de la Tierra.

Pero, en contraste, no pasaría ni siquiera esto con los viajes al pasado. Si una persona tuviera la habilidad de adelantarse a los hechos es porque la información viajó del futuro al presente, es decir, viajó hacia atrás, porque normalmente experimentamos lo opuesto.

Ahora bien ¿no implica todo esto que el futuro, entonces, está ya escrito?
Hay quienes tratan de responder a este interrogante señalando, con total ambigüedad, que sólo ocurre en ciertas ocasiones, con determinados hechos relevantes para la persona.
Así, alguien que acertara qué carta será escogida aleatoriamente de un mazo, quizás no pueda anticipar la erupción de un volcán lejano.
Sin embargo, todos conocemos múltiples historias de personas que dicen poder conocer el futuro, pero ellos, en su vida personal (que es lo más relevante), no pueden anticipar tremendas desgracias.

¿Qué dicen los resultados?
Los resultados, entendidos como tamaño de efecto, son mayores que cero, que es lo que uno supone que tendría que ocurrir si no hubiera ningún fenómeno paranormal.
¿Esto significa que sí existe un fenómeno que la física no pueda explicar?
NO. El tema es que los psicólogos no son físicos ni quieren serlo. Es decir, no intentan explicar ningún fenómeno. Para los "investigadores psi" no tiene sentido explicar un supuesto fenómeno psi, porque al hacerlo dejaría de ser psi y pasaría a ser un fenómeno normal.
Lo que sí hay es un resultado estadísticamente significativo, aunque la interpretación de los mismos puede ser discutida.

Hay que valorar, sin embargo, el empeño del investigador por hacer lo posible para que sus experimentos puedan ser replicados independientemente, y que no saca conclusiones apresuradas, sino que por el contrario entiende que es necesario continuar con este y otro tipo de investigaciones. Por otra parte los experimentos parecen haberse diseño con mucho ingenio para poner a prueba ciertas hipótesis a través del método científico. Quizás la repetición de este tipo de estudios pueda arrojar alguna luz sobre el tema.

Conclusión
La conclusión, a mi juicio, es que no hay ninguna conclusión. Al menos ninguna novedad significativa. No hay descubrimiento. Lo habría si existiese un experimento con resultados asombrosos y, mucho más, si se pudiesen explicar los mismos.
En este caso no pasa ninguna de las dos cosas. Sí hay, para decirlo de alguna manera, resultados estadísticamente distintos, aunque levemente, de aquellos que se esperarían si no pasara nada raro, respecto de lo que sabemos que ocurre físicamente en el mundo real. Pero si esto es efectivamente así o no, es verdaderamente indecible, aunque la repetición de experimentos de este tipo y otros, podría alguna vez arrojar alguna luz sobre el asunto.

Pero también hay, en la interpretación de los resultados, una cuestión ligada con nuestro sistema de creencias. Como ilustra Daniel R. Hawes pensemos en un test de embarazo. Sabemos que acierta el 98% de las veces, pero que un 4% de esas ocasiones es una falsa alarma. Una mujer se hace el test, da positivo. ¿Cómo saber si está dentro del 98%? ¿Cómo saber que no está dentro del 4% de falsos positivos?
Salvo que sepamos el Teorema de Bayes, estamos en un problema.
Pero notemos una diferencia si:
a-Se trata de una mujer de 23 años que tuvo muchas relaciones con hombres, sin cuidarse
b-Es una mujer de 80 años, virgen

Es un ejemplo extremo, pero ilustra que las probabilidades a priori tienen un peso importante cuando interpretamos qué significa realmente nuestra no confirmada hipótesis nula (un test de embarazo positivo).

Según Bem, él no es partidario de creer cosas imposibles, como el 34% de psicólogos académicos que creen que lo paranormal es imposible. Pero piensa que su artículo hará incrementar las probabilidades del otro 66% a pensar al menos una cosa anómala antes del desayuno. Como la Reina Blanca.

Claramente, el autor ve al fenómeno Psi como la mujer de 23 años, mientras otros lo vemos como la anciana virgen.

Ahora, lancemos una moneda al aire mil veces (más o menos el número total de casos del estudio en cuestión a lo largo de 9 experimentos). Yo digo tener poderes paranormales. Acierto el 53% de las veces. ¿Ud. cree que realmente tengo esos poderes? ¿Habrá algún defecto en la aleatoriedad, algún error estadístico, algún efecto no tenido en cuenta o contingencia como una cara imantada?

La imaginación y creatividad son dos características humanas muy ricas. Para eso tenemos la literatura, como la de Lewis Carroll o la ciencia ficción. Y también son cualidades importantes a la hora de pensar hipótesis y experimentos innovadores que lleven al descubrimiento de la Naturaleza.

El problema es que se realizan afirmaciones grandilocuentes a partir de resultados parciales, no replicados, con muestras pequeñas y sesgadas. Y normalmente, con intenciones non-santas. Guarda con esto. Investigar es una cosa. Descubrir es otra.


Fuentes y links relacionados



Sobre las imágenes

  • Tira cómica. Crédito: Dilbert.
  • Figuras del artículo. Crédito: Daryl Bem.


Etiquetas:
-

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Anillo astronómico

Anillo Astronómico
[ Únete | Listado | Al azar | <<> | Siguiente >> ]