Cosmonautas de la autopista, a la manera de los viajeros interplanetarios que observan de lejos el rápido envejecimiento de aquellos que siguen sometidos a las leyes del tiempo terrestre, ¿qué vamos a descubrir al entrar en un ritmo de camellos después de tantos viajes en avión, metro, tren? Julio Cortázar.
Desde Buenos Aires, Argentina

7/3/18 - DJ:

Astroprode: Ni una neurona menos

T.E.L: 6 min.

Sobre cómo validar y verificar pronósticos y la recurrente (mala) costumbre de los periodistas deportivos en consultar astrólogos (o pulpos, da igual).




En el diario Olé de ayer, 6 de marzo, en página 2, se publica una nota firmada por una mujer, Giuliana Pasquali, quien a pesar de la cercanía del 8 de Marzo -Día Internacional de la Mujer- parece empeñada en demostrar que el machismo también es femenino.
Al igual que en la edición del 21 de enero, Pasquali consultó a dos astrólogos para que le preanuncien los resultados deportivos. Si la astrología funcionara, todos los astrólogos deberían haber ganado el Prode.
Objetivamente hablando, las mujeres son similares a los hombres, excepto por algunas diferencias orgánicas, pero tienen las mismas habilidades y talentos potenciales. Subjetivamente hablando, se "construyó" históricamente la idea y la predisposición de que las mujeres son más débiles que los hombres, con mayores incertidumbres y por eso se justifica que consulten oráculos. Una falsa justificación basada, además, en la falsa noción de que las mujeres no piensan "científicamente", lugar reservado para el "sexo fuerte". La pavada no resiste diez segundos, pero allí está Pasquali para reafirmar que lo subjetivo pesa más que lo objetivo. El adoctrinamiento social puede ser muy fuerte.

La nota, cual clisé, dice lo que ya sabemos: que a Messi le irá bien, lo que significa cualquier cosa. ¿Eso es un pronóstico?
Es como si yo dijera que hoy Lanús tendrá un partido en el que se abrirán muchas oportunidades. O sea, es decir, nada.

Sirve, sin embargo, la notita de Pasquali como excusa para pensar los pronósticos en general. Y para contrastar pronósticos científicos con los que no lo son. Para tal fin, agrego dos conceptos: validar y verificar. Seguramente Pasquali desconozca esos dos métodos porque como es hincha de San Lorenzo, debe estar acostumbrada a rezar.

VALIDACIÓN DEL PRONÓSTICO
La validez de un pronóstico radica en el método. Que el método sea válido significa que es lógicamente válido, desde la lógica formal, es decir que tenga coherencia, y que esté basado en datos conocidos. Para decirlo más fácil: un método válido tiene que poder explicarse.

El pronóstico del tiempo
Veamos cómo es un pronóstico meteorológico, grosso modo, con mucha simplificación, a los fines didácticos y centrado en la lluvia:

1-Partimos de conocimiento previo, por ejemplo, el ciclo del agua.
2-Obtenemos datos a partir de sensores, como temperatura, presión, velocidad y dirección del viento.
3-Adquirimos imágenes por radar con la nubosidad sobre y en las inmediaciones de una ciudad.

A partir de estos datos podemos razonar:
Hay un frente frío yendo hacia el Oeste y un frente cálido hacia el Este, a distintas velocidades.
Si se encuentran, lloverá en ese lugar.
Si todo sigue como hasta ahora, deberían encontrarse los dos frentes sobre Buenos Aires, dentro de 8 horas.
Podemos esperar 8 horas y verificarlo, pero si hiciéramos eso, el pronóstico no serviría. Sirve si se anticipa.
En el lapso de 8 horas, el viento puede cambiar de velocidad o dirección y la formación de nubes puede dispersarse. ¿Cómo saber qué ocurrirá?
Nos podemos apoyar en la probabilidad:
Existen posibilidades de que el frente frío cambie algunos grados de dirección, lo mismo con el frente cálido. El total de posibilidades es un cálculo de combinatoria. De todas las combinaciones posibles, algunas arrojarán lluvia porque los frentes se encuentran; otras no. Entre las combinaciones que sí proporcionan un encuentro, algunas son leves porque los frentes apenas se rozan, otras son frontales.
En unos casos habrá lluvias torrenciales, en otros lluvia esporádica.
Ponemos todo en una computadora para que analice esas combinaciones y arroje resultados estadísticos:
Del total de posibilidades, el 35% son encuentros frontales: lloverá bastante; 30% son encuentros tangenciales: lloverá en forma aislada; 25% no hay encuentro de frentes: no lloverá; y 10% encuentro leve en zona norte.

Este resultado no es el que le llega a la población que busca información simple, simplificada, por lo que se combinan las probabilidades: "Altas probabilidades de lluvia intermitente, con algunos focos de tormenta, mejorando hacia la tarde".
Desgraciadamente no es lo más común que los pronosticadores expliquen cómo se llegó al resultado. Pero si alguien lo preguntara, se puede explicar.

El pronóstico astrológico
Los astrólogos tampoco explican cómo llegan a un resultado. Pero si alguien preguntara, no podrían responder o la respuesta será inválida, por ejemplo:
Tal jugador nació con el Sol en Leo (supongamos) y en la antigüedad se asoció al Sol con el liderazgo y a Leo con lo pasional, por lo que eso significa...que ese jugador será un líder en el apasionante juego del fútbol. Si preguntáramos por qué en el pasado se asoció al Sol con el liderazgo, el astrólogo de turno hablará de...mitos. ESO es la astrología. Un mito.
Por eso, no posee un método predictivo válido, científicamente. La astrología es sólo un conjunto de prejuicios.


VERIFICACIÓN DEL PRONÓSTICO
Podría pensarse que verificar un pronóstico es simple: alcanza con cotejar si hay correlación entre lo dicho y lo hecho. Predijeron que ganaría Lanús, me fijo el resultado, y si ganó Lanús, el pronóstico fue correcto. NO, no es así.

Un pronóstico se verifica estadísticamente. Un único resultado correcto puede ser sólo coincidencia. La mera coincidencia no me dice nada de si el pronóstico era correcto o incorrecto. En cambio, si verifico el resultado de muchos pronósticos, la cosa cambia.

La probabilidad de que salga el número 1 al tirar un dado es 1/6 (una entre seis posibilidades), pero la probabilidad de que salga un número 1 diez veces seguidas es 1/6^10, un sexto elevado a la diez, muy poco.

Verificación del pronóstico del tiempo
Para verificar el pronóstico del tiempo, entonces, no es suficiente con cotejar un dicho con un hecho, sino muchos. ¿Cuántos son muchos? Esa es una buena pregunta de epistemología. En general se responde que depende de cada caso y que hay ciertas formulaciones matemáticas para evaluarlo. Pero también se puede decir que cuanto más, mejor.
Llevemos un registro cada día del pronóstico para una ciudad y de lo que efectivamente ocurre y veremos que el porcentaje de acierto del pronóstico meteorológico ronda el 70%. Si a alguien se le ocurre un método mejor, los científicos estarán encantados. Por cierto, el método y por tanto, los resultados, dependen de tener buenos y suficientes instrumentos de medición y equipos. Sin inversión es difícil.

La verificación astrológica
Sería bueno que Pasquali le preguntara a los astrólogos a los que convocó, por los resultados de todos los partidos del mundial, al menos en la fase clasificatoria que es algo que se sabe ya con anticipación cuáles serán los enfrentamientos; o bien cuáles serán los resultados de todos los partidos de la Superliga de la siguiente fecha. Si respondieran sin ambigüedad, notaríamos que aciertan lo mismo que tirando una moneda o haciendo ta-te-ti. Lo que se verifica es que no sirve.

CONCLUSIÓN
Mucha gente parece insatisfecha con los resultados del pronóstico meteorológico, incluyendo aquellos que tienen cábalas (que no sirven para nada) y a los que están en desacuerdo en invertir el dinero necesario para adquirir equipos e instrumentos de medición y análisis.
Es lógico esperar buenos resultados y que seamos incorformistas, tratando de subir la vara para que los resultados mejoren y se aumente la precisión.
Pero es fundamental conocer el método para validarlo, no sólo los resultados y menos si son resultados parciales, aislados y pocos en cantidad.
Pero no tanta gente parece insatisfecha con los poquísimos aciertos casuales de los astrólogos. Recordemos que en 2012 Horangel dijo que Rosario Central seguiría dos o tres años más en la B. Ascendió al año siguiente. El problema no es que no haya acertado esa vez. El problema es que el método es un mito y que no acierta casi nunca (sumado a que las predicciones son ambiguas).

Sepamos: cada vez que alguien consulta a un astrólogo, muere una neurona. ¡Ni Una (neurona) Menos!



Fuentes y enlaces relacionados
Olé
https://www.ole.com.ar/tapas-ole/
Horangel predijo que Central todavía va a seguir en la B "dos años y medio o tres más"
https://www.lacapital.com.ar/ovacion/horangel-predijo-que-central-todavia-va-seguir-la-b-dos-anos-y-medio-o-tres-mas-n375377.html


Sobre las imágenes
Imagen de Tapa de Olé, sitio de Olé.
Imagen de Pasquali de Twitter.
Imagen de 8M: http://www.tudiputacion.es/2016/04/hoy-tambien-es-8-de-marzo.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Anillo astronómico

Anillo Astronómico
[ Únete | Listado | Al azar | <<> | Siguiente >> ]