¡Bienvenid@s!

21/12/11 - DJ:

Los 45 años del Planetario de la Ciudad

T.E.L: 6 min. 48 seg.

Asistí a la reapertura de la sala del Planetario de la Ciudad de Buenos Aires. ¿Cómo se ve con el nuevo proyector?


El jueves pasado asistí, junto a otros cientos de personas, a la reapertura de la Sala del Planetario Galileo Galilei. Lo que se mostró a los asistentes es una presentación de unos 15 minutos que tiene por objeto demostrar las capacidades del nuevo instrumento. Además fue posible comparar la comodidad de las nuevas butacas.

Todo lo nuevo, todo cambio, generar temor, incertidumbre. A veces preferimos lo viejo conocido a lo malo por conocer. Esto nos pasa o nos ha pasado a todos alguna vez. Durante el año en que la Sala del Planetario estuvo cerrada también hubo incertidumbres.

Por un lado, años atrás había circulado en internet un mail anónimo señalando que el Planetario se privatizaría, aunque en el texto luego no se explicaba nada sobre una concesión a manos privadas, sino que sólo tenía por objeto desacreditar a parte del personal del Planetario. Quizás porque el Jefe de Gobierno porteño, el Ing. Mauricio Macri tiene un pensamiento liberal, de centro-derecha, por catalogarlo de algún modo, que "sintoniza" con los discursos privatizadores, hubo quienes creyeron que aquella comunicación era verosimil.

Durante el año siguiente el Planetario funcionó sin inconvenientes, pudiendo el público disfrutar de sus shows -a la tarifa usual-, así como de cursos de astronomía y conferencias brindadas por astrónomos profesionales, libres y sin abonar un centavo.

Pero luego, se anunció un plan de reformas y la sala se mantuvo cerrada.
Aquí hay que decir que ese "plan" nunca se detalló. Pero a través de la prensa y desde este mismo blog a partir de una entrevista con la Directora del Planetario, Lic. Lucía Sendón de Valery, contamos cuáles serían las obras a realizar. En esos primeros meses no se hablaba de cambiar el instrumento Carl Zeiss, la hormiga, que habitaba el centro de la Sala desde el 20 de diciembre de 1966, hace cuatro décadas y media. (La primera función, sin embargo, ocurrió seis meses más tarde).

La misma Directora, al anunciarme las reformas, señalaba que pensaban mejorar el instrumento existente, incluso se habló de algún acuerdo con una importante empresa proveedora de lámparas. Y se indicaba que no se pensaba en cambiarlo por otro de tipo digital, tan populares hoy en día, ya que no tendría la misma calidad.

Más tarde, ante la presentación de la nueva revista Si Muove, sí se anunció que, a pesar de lo dicho anteriormente, sí se cambiaría el instrumento por uno más moderno.

Quizás la asistencia de la directora a un Congreso Internacional en Egipto y luego a otra reunión regional de Planetarios, le haya hecho cambiar de opinión.

Lo cierto es que esta incertidumbre centrada en el cambio del instrumento se vio incrementada por la falta de información precisa a lo largo del año. A medida que los plazos -nunca del todo oficializados- se vencían, empezaron a surgir nuevos rumores.

Pero este jueves se empezó a ver que no la realidad no era temible. El nuevo sistema ofrece una calidad de imagen impactante. Junto con el buen sonido y las más cómodas butacas y la tecnología de video inmersivo, que hace que los planetas, por ejemplo, parezcan "acercarse" al espectador, el resultado es asombroso.


La presentación muestra algunas de las opciones posibles, pero con el tiempo, se le encontrarán nuevos y creativos usos al sistema que, de entrada, parece tener una contra: es demasiado abrumador. Creo haber leído que el Ing. Macri dijo que era como ir a la escuela y al cine al mismo tiempo. Pues si esto ocurre y efectivamente el mensaje divulgativo llega, no hay problema. Pero puede que se caiga exclusivamente en lo visual y se pierda el verdadero objetivo que no es apabullar los sentidos, sino aprender.
El staff del Planetario es plenamente consciente de esto y tomarán sus recaudos. Hay allí personas muy duchas en lo pedagógico, tal como lo están demostrando con los artículos aparecidos en la nueva revista.
Empero, eso llevará tiempo. Cuando el Planetario reabra luego de las vacaciones el próximo año, los shows que se mostrarán serán "enlatados", si se me permite el término considerando que no son cintas enlatadas, sino software.

Por ejemplo, el Planetario Hayden de Nueva York está mostrando el show Viaje a las estrellas. Podemos ver algunos tramos del mismo en su página web: Journey to the stars.


http://www.youtube.com/watch?v=MXGUl9DCWwA

Se notará que es un show pensado específicamente en los astros. El Sol, entonces, es una verdadera estrella de la presentación, pero también hechan mano a modelos para recrear visualmente la teoría hoy vigente sobre la formación de las estrellas luego de eventos supernova. Al acercarse al nuestro Sol tal como lo conocemos hoy en día es posible explicar cómo funciona la fusión, hablar de los planetas y luego de su destino final como enana blanca. Y conocer las estrellas vecinas hasta el gran finale de un amanecer.
Que se proyecte el mismo show, a priori, no es un problema, siempre y cuando exista algún tipo de adaptación adecuada respecto de la traducción del texto.

También será posible salirse de la astronomía, por ejemplo para mostrar y conocer el cuerpo humano, la naturaleza y el clima y muchos otros temas.

Pero, a la larga, lo ideal sería que el Planetario pueda crear su propio material, pensado para un público local y con la asistencia de profesionales argentinos. No será una tarea sencilla y llevará su tiempo, pero debería ser un objetivo.

El detalle técnico
Hay dos tipos de datos técnicos que sería bueno conocer y sobre los que pretendo indagar. Por un lado el cómo funciona el sistema, detalladamente. Por otro, tomar conocimiento sobre los aspectos contractuales-económicos de la magnífica obra de remodelación en el Planetario, que incluye la luminaria exterior y la cúpula, además del nuevo instrumento y las butacas.
Esto no es un capricho, sino que al formar parte del patrimonio de la Ciudad sería bueno que trasciendan datos puntuales.
En relación al patrimonio, uno de los rumores que había aparecido durante la refacción fue la ubicación y destino del instrumento anterior. Según me informaron el jueves pasado el Carl Zeiss está en el Planetario, desarmado. Es un objeto grande y no podía permanecer en la sala, obviamente. No hay una decisión tomada, según se me señaló, sobre cuál será su futuro. La Lic. Sendón me indicó que le gustaría que se pueda exhibir en algún sector del anillo, aunque si existiera alguna posibilidad de transferirlo a una institución que le pueda continuar dando uso, se evaluaría. Sería importante que, como a veces estas decisiones llevan tiempo, se tomaran las medidas del caso para que el instrumento no sufra daños.
Este es un dato que merecerá su seguimiento, no sólo porque el Carl Zeiss forma parte del patrimonio de la Ciudad, sino porque es un instrumento bellísimo que no debería ni perderse ni estropearse.

La vuelta en funciones de la sala permitirá, además, retomar los cursos en el Planetario y seguramente el próximo año habrá también charlas de astrónomos profesionales que acercan el conocimiento específico en voces de expertos locales al público general y que son tan bienvenidos.

Sugerencias
Desde este humildísimo espacio, se me ocurren señalar dos sugerencias:
1-Que mientras el staff aprende a utilizar el nuevo sistema, se vaya registrando el funcionamiento del mismo y que cuando logren empezar a crear contenido propio (cosa que puede llevar años) se documente ese trabajo en forma audiovisual.
2-Que el sitio web del Planetario posea una página de detalles técnicos sobre el funcionamiento del sistema y que el sitio sea utilizado en el futuro para dar a conocer futuras reformas, si las hubiera, a medida que se realizan. Es un aspecto de transparencia de la gestión que pueden brindar las nuevas tecnologías y que a veces se desaprovecha.
3-El material gráfico en el anillo que se exhibe actualmente está muy bien hecho. Pero, a futuro, quizás puedan evaluar exponer allí parte del formidable trabajo que viene realizando Alejandro Tropea, tal como se puede ver en su blog Ciencia con Alma y Arte. Es uno de los pocos humoristas gráficos que une ciencia y humor y lo hace estupendamente, a mi juicio. Se me ocurre que puede ser un material fantástico para grandes y chicos.

45 años asombrando a todo el público
A pesar de lo que pueda pensarse, el Planetario no es sólo para chicos. También debo decir que parte de la gente confunde un planetario con un observatorio. Si bien es cierto que en el parque lindante al icónico edificio se realizan observaciones por telescopio los fines de semana y también se organizan eventos puntuales durante el año, los shows en el Planetario son eso: una ficción. Pero una que permite mostrar lo que difícilmente podamos ver a ojo desnudo o con telescopios. Entender cómo se "mueve" el cielo en forma aparente por los movimientos de la Tierra, conocer cómo se ven las cosas desde otras latitudes, reconocer las constelaciones que siempre sirven como guía, etc.
En esta tarea, que une a lo artístico de las visualizaciones con lo educativo del conocimiento científico, el Planetario de la Ciudad es una fabulosa herramienta para iniciarse en astronomía para gente de toda edad.
Gracias a los cursos, charlas y eventos, se acercó el saber a otra clase de público, más puntualmente interesado y generó un ámbito de encuentro.
Pero el puntal que fue tecnológicamente hablando, lo había perdido. Si bien con el instrumento anterior era posible hacer mucho, los avances tecnológicos permiten que hoy el Planetario esté entre los mejores del mundo. Junto con la publicación de la revista y la plaza astronómica se configura un conjunto formidable.

Se me ocurre, sin embargo, que la utilización de las nuevas tecnologías no implica sólo la adquisición de equipos más modernos, sino repensar los modos: la manera de informar (sea a través de sitios más completos, sea a través de redes sociales) y la de educar en relación a las nuevas herramientas.

No son pocos los desafíos que emprende el Planetario de cara a su cincuentenario.


Fuentes y links relacionados

Sobre las imágenes
  • Fotos de la sala remodelada.
DOI Etiquetas: -

3 comentarios:

  1. Gracias por la nota gerardo, muy interesante. Las obras avanzan y, esperemos que dentro de no tanto tiempo, tendremos un planetario en La Plata también.

    ResponderEliminar
  2. Sí, voy a tener que contactar a Fainstein para ver si puedo visitar la construcción y saber qué se planifica, qué equipos van a instalar allí, y otros datos, además de sacar mis propias fotos. Además me parece que es un astrónomo que vale la pena conocer y con quien charlar. He visto algunos poemas suyos y otras cosas escritas en la web, tangos si no recuerdo mal.
    A propósito de buenos y malos astrónomos: estoy recopilando info sobre dos resonantes casos plagio. Aviso, porque me está faltando alguna información, por si alguien tiene algo que aportar...

    ResponderEliminar
  3. Los plagios... ¡qué tema! (y cuántos problemas legales pueden haber por solo usar la palabra, ¡cuidado!) El hecho que estés mirando ese tema me trae a la mente algo que alguna vez leí sobre las diferencias entre hacer divulgación científica y periodísmo cientifico, que decía (algo así como) "La divulgacion científica tiene que ver con explicar ideas complejas que nadie quiere mantener secretas, el periodismo científico tiene que ver con explicar cosas que todo el mundo puede comprender pero que algunos pueden desear mantener secretas" Quizas un poco paranoide, pero no del todo desacertado. ¿No?

    ResponderEliminar

Anillo astronómico

Anillo Astronómico
[ Únete | Listado | Al azar | <<> | Siguiente >> ]