¡Bienvenid@s!

12/4/08 - DJ:

Se reaviva el debate por Plutón

Hay quienes no se dan por vencidos. El tema fue resuelto hace dos años, cuando la Unión Astronómica Internacional (IAU) degradó a Plutón al estatus de planeta enano. Pero algunos investigadores planean reavivar el debate en una próxima reunión.
Plutón, Caronte, Nix, Hidra

Investigadores a favor y en contra se reunirán en agosto en el Laboratorio de física aplicada de la Universidad Johns Hopkins en lo que se ha denominado "The Great Planet Debate: Science as Process", es decir, "El gran debate planetario: la ciencia como proceso".
El objetivo, según dice Mark Sykes, co-organizador de la conferencia y director del Instituto de Ciencia Planetaria en Arizona, es enseñar al púbico que la ciencia es un proceso en constante revisión y refinamiento.
"La gente debería estar al tanto a ese proceso. El proceso de la IAU dió la impresión que la ciencia es hecha por un grupo de científicos votando a puertas cerradas".

La conferencia será de tres días. En los primeros dos, se presentará lo que se fue aprendiendo acerca de los cuerpos planetarios a lo largo de más de 40 años de exploración robótica del Sistema solar y lo que estamos aprendiendo acerca de los planetas alrededor de otras estrellas.
La dinámica definición de la IAU de un planeta será presentada, así como una definición geofísica alternativa. La utilidad de cada una será debatida, junto con otras potenciales definiciones.

El tercer día será un taller para educadores acerca de cómo la cuestión debería tratarse en clase y cómo podría ser usado el debato como un trampolín para discutir la ciencia como proceso.

Hay, por lo menos, dos problemas relacionados con la enseñanza de los planetas de nuestro sistema solar. Por un lado, mucha bibliografía sigue caracterizando a Plutón como un planeta. Y esto mismo es lo que aprendieron los padres de los alumnos y es, por tanto, lo que le cuentan a sus hijos.

Plutón, el raro
En 1930 Clyde W. Tombaugh en el Observatorio Lowell, descubrió a Plutón. Pero pasaron varias décadas hasta que pudo calcularse su masa. Gracias al descubrimiento de Caronte en 1978, se conoció que tenía una masa de 0.0021 Tierras y se pudo estimar su tamaño en 2400 km. Mercurio, el pequeño planeta más cercano al Sol, es de 4880 km. Sin embargo, Plutón era el objeto más grande que se había encontrado, pasando la órbita de Neptuno.

Plutón es diferente a los demás planetas. Con casi una quinta parte de la masa de nuestra Luna, es uno de los cuerpos helados más grandes que componen el cinturón de Kuiper, más allá de Neptuno. A diferencia de los cuatro planetas interiores, su atmósfera es muy tenue. Los otros cuatro planetas, exteriores, son masivos y gaseosos.
Como si fuera poco, el antiguo noveno planeta tiene una órbita excéntrica que cruza la de Neptuno.

Objetos cada vez más grandes
Pero estas diferencias comenzaron a pesar con los varios descubrimientos de objetos en el cinturón de Kuiper, cada vez más grandes. Era cosa de tiempo hasta que se descubriera alguno mayor que Plutón. En 2003 al "décimo planeta". Se trataba de Eris, un objeto de mayor tamaño que Plutón, ya que tiene 2600 km. A partir de allí, el tema se disparó, en virtud de que muchos otros objetos podrían también ser considerados planetas. Dos años más tarde, la IAU convino en una reunión en Praga para decidir la definición formal de un planeta.

Nueve de los más grandes objetos trans-neptunianos (TNOs)

Una propuesta inicial fue la definición de planeta basada en su redondez. Pero eso incluiría no sólo a Plutón, sino a su luna Caronte y Ceres, el asteroide más grande del cinturón entre Marte y Júpiter.

Luego de un debate muy publicitado, se decidió modificar la definición para que el cuerpo, además de ser redondo, tuviera su órbita limpia de competidores. Esto quitaba a Plutón, reclasificado como planeta enano.

Para que un objeto sea considerado planeta, necesita calificar en tres categorías:
Necesita estar en órbita alrededor del Sol
Necesita tener suficiente gravedad como para ser esférico
Necesita tener su órbita libre de vecinos

Plutón califica en las primeras dos, pero no en la última.
¿Qué significa estar libre de vecinos?
Al formarse, los planetas se vuelven el objeto gravitacionalmente dominante en su órbita en el Sistema solar. Al interactuar con otros objetos menores, o bien los consumen o los quitan de allí con su gravedad. Sin la suficiente gravedad, esto no ocurre. Y es el caso de nuestro amigo Plutón, al igual que Eris.

Esto podría cambiar si Plutón colisionara con otros objetos y fuera ganando masa. Mientras tanto, el Sistema Solar tendría sólo 8 planetas. Si se llegara a descubrir un objeto nuevo que califique en las tres categorías, podrían volver a ser nueve, pero parece muy improbable que esto ocurra.

Científicos en desacuerdo
No todo el mundo estuvo de acuerdo. En particular los investigadores de la misión New Horizons a Plutón y el cinturón Kuiper, lanzada en 2006. Unos 300 científicos planetarios firmaron entonces una petición protestando por la definición y pidiendo una nueva.

Aquellos que rechazan la definición dicen que la misma requiere de pericia científica interpretarla. Por ejemplo, Neptuno no impide que Plutón cruce su órbita y la órbita de Júpiter no está "limpia": contiene cientos de rocas, llamadas asteroides Troyanos.

Jack Lissauer, autor de Planetary Sciences, cuenta a Plutón entre los planetas en la edición 2001 de su libro, pero lo excluirá en la segunda edición a salir el próximo año. Sin embargo, limitó el uso del término planeta enano "porque sospechamos que si un objeto de la masa de Mercurio fuera descubierto a 100 UA (unidades astronómicas) sería aceptado como planeta aunque no tuviera su zona limpia".

En una reciente edición de Science, Mark Sykes argumenta el caso de la definición de un cuerpo redondo. Un objeto suficientemente masivo se asienta en la forma de una bola bajo su propia gravedad. Cuando eso ocurre, el material más denso ocupa el núcleo y ocurren los procesos geológicos, incluyendo volcanismo, placas tectónicas y erosión.

Esa definición provee a los científicos planetarios una guía útil para seleccionar objetos en el sistema solar que podrían hechar luz a los procesos aquí en la Tierra, dice Sykes, quien forma parte del equipo de ciencia de la misión Dawn a Ceres y Vesta, los dos miembros más grandes del cinturón de asteroides.

Por otro lado, el argumento de la redondez no permite distinguir automáticamente entre lunas y planetas.

Pero, amén de las preocupaciones propias de uno y otro lado, respecto a la definición misma, existe otro debate. Se trata del debate científico, sobre la ciencia y su método. Y su relación con la divulgación.

¿Es la ciencia un proceso cristalino, sin tropiezos y equivocaciones? ¿Es la ciencia responsable de llevar "verdades" a la masa? ¿Cómo se toman las decisiones científicas? ¿Las definiciones forman parte de un proceso riguroso o están relacionadas con sensaciones personales y convenciones históricas?

Preguntas para pensar
¿Cómo comunicar un proceso dinámico?
Los nuevos descubrimientos, en buena medida generados gracias innovaciones tecnológicas, ponen a la divulgación y enseñanza de las ciencias ante disyuntiva. Enseñar el conocimiento "seguro", el que parece sólido y consolidado, o difundir en base a las nuevas teorías. ¿Cuándo una teoría nueva, diferente de la anterior, puede ser considerada válida para ser enseñada?

Probablemente habría que ser suficientemente cautos, pero también prevenidos. Si hoy la definición es tal, en cualquier orden y sobre cualquier tema, no sólo en este debate planetario en particular, pues se debería enseñar tal definición.
Sin embargo, siempre hay que hacer hincapié en que la ciencia es un proceso dinámico, en constante revisión y que esa definición puede cambiar.
De hecho, no alcanza con observar los objetos alrededor de nuestro Sol. Se han descubierto ya muchos exoplanetas, la mayoría de gran tamaño, alrededor de otras estrellas.
A pesar de los muchos adelantos al respecto, el nivel de detalle es aún muy bajo. En los sistemas encontrados fuera de nuestro sistema, seguramente hay otros muchos planetas que no pueden observarse, por ser de menor tamaño, por ejemplo.
Y está claro que una buena definición no debería limitarse a los objetos de nuestra vecindad.
A medida que la muestra de planetas crezca y se haga más y más detallada, quizás deba replantearse nuevamente la definición de planeta.





Links relacionadosFuentes y links relacionados


Is Rekindling the Pluto Planet Debate a Good Idea? por JR Minkel

The Great Planet Debate: Science as Process


UniverseToday:Why Pluto is No Longer a Planet

PLANETARY SCIENCE: The Planet Debate Continues
Mark V. Sykes
Science 28 March 2008:
Vol. 319. no. 5871, p. 1765
DOI: 10.1126/science.1155743


Crédito imágenesSobre las imágenes



Crédito:NASA





Lea las Últimas noticias del cosmos más cómodamente en su lector de feed.
Suscríbase
¿Qué es RSS, lector de feed?


tags

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Anillo astronómico

Anillo Astronómico
[ Únete | Listado | Al azar | <<> | Siguiente >> ]